Y también en Chihuahua, Corral presume que asesinato de Miroslava Breach está “resuelto”

Y para darle material a quienes pretenden poner en duda sus acusaciones contra el gobierno federal, el mandatario chihuahuense, Javier Corral, parece que se hará de la vista gorda respecto al posible involucramiento de dos panistas en el homicidio de la periodista Miroslava Breach y, de jalón, dará por resuelto el asunto. Así, esto es lo que señalan detractores y salpicados: la presunta detención del financiamiento al gobierno estatal por parte de la administración de EPN (como represalia por investigar a Duarte), es una cortina de humo para tapar los índices delictivos de la entidad, cubrir casos como el de Miroslava Breach e, incluso, porque la precampaña presidencial de Ricardo Anaya no levanta…

Tras casi un año de no dar señales de avance, en tan sólo unas semanas el caso Breach podría darse por cerrado… y no sólo eso, incluso el modelo de investigación empleado para su solución “servirá a las demás fiscalías y procuradurías del resto de las entidades federativas”, presumió el gobernador panista. Ante el júbilo mostrado por Corral en conferencia de prensa -¡Es el primer caso que se resuelve en muchos años!, exclamó- no faltaron quienes cuestionaran los huecos que quedan. Principalmente el presunto encubrimiento de los panistas Alfredo Piñera y Hugo Amed Schultz, vocero del PAN estatal y exalcalde de Chínipas, respectivamente.

“En audiencias públicas donde el Ministerio Público tiene todos los antecedentes, le corresponderá a éste y a los jueces determinar las responsabilidades penales de los distintos involucrados. En Chihuahua no se protege a nadie”, aseguró Corral.

El pasado 28 de diciembre, se dio a conocer la transcripción de una llamada sostenida entre la periodista y el vocero panista. De acuerdo con lo revelado en el juicio oral contra uno de los responsables del asesinato (Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry) en la llamada el del PAN pidió a Breach revelar la fuente que le proporcionó la información con la que vinculó al candidato del PRI a la presidencia municipal de Chínipas con el grupo criminal de Los Salazar. “Diles que para qué se hacen tontos: Miroslava Breach Velducea es nacida en Chínipas y no va a revelar fuentes de información, así que, por favor, digan quién es y que me le echen a mí (la responsabilidad). Yo por eso firmé la nota porque yo sí tengo ovarios y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, que no jueguen”, señaló la corresponsal de La Jornada.

De acuerdo con Proceso, en una nota firmada el 4 de marzo de 2016 Breach dio a conocer que el entonces precandidato del PRI a la alcaldía de Chínipas, Juan Miguel Salazar, era sobrino del líder de criminal Crispín Salazar. Y no sólo eso, en el texto titulado “Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua”, la periodista denunció que algo parecido sucedía en las comunidades de Namiquipa, Bachíniva, Urique, Uruachi, Guazaparez, Guachochi, Batopilas y Buenaventura.

De vuelta a la llamada, el vocero panista le dijo a Breach que el entonces alcalde de Chínipas, Hugo Amed Schultz, necesitaba la información para que Los Salazar dejaran de pensar que él fue quien reveló el vínculo del precandidato con el narco. Para resolver el asunto, el valiente Schultz le pasó el audio al grupo criminal. Podría decirse que se las entregó. Meses después, actuaron en su contra. “Cuando yo vi la lista de candidatos y me puse reportear, por eso revisé Chínipas, Buenaventura, y una serie de cosas. Así estuvo la cosa y diles: Fue Miroslava Breach. Y que se avienten su boleto si quieren”, soltó la periodista.

Pese a que Piñera y Schultz presionaron a Breach para revelar su fuente y dejar todo en grabación, la cual luego entregaron a Los Salazar, no pueden ser alcanzados por la justicia. Según Corral, son testigos de identidad reservada, beneficio que se les otorgó para preservar su integridad.

Comentarios