Meade sale en defensa de gobierno de EPN: en Chihuahua, Corral “tortura y engaña”

Todavía nadie sale a decir por qué no se extradita a César Duarte, pero siguen apareciendo más defensores de la administración de EPN. Luego que el mandatario de Chihuahua, Javier Corral, acusara que, en reprimenda por investigar las transas de César Duarte, el gobierno federal no ha liberado recursos, ahora fue el turno de Meade de tratar de voltear la tortilla. ¿Cómo?

Utilizando casi las mismas palabras que Aurelio Nuño, el precandidato del PRI a la presidencia señaló que desde hace años no se veía en México a un mandatario tan siniestro como lo es Javier Corral. Además de ser el responsable del aumento de la inseguridad en Chihuahua, el panista tortura y engaña, acusó el extitular de Hacienda. Lo primero, en referencia a los supuestos tehuacanazos que -dicen- le aplica al exsecretario adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez, con tal de que éste implique a priistas en el supuesto desvío de recursos a las campañas electorales del tricolor. Lo segundo, en relación a la ya mencionada retención de recursos por parte del gobierno federal.

“Vemos en este país, por primera vez en muchos años, a un gobernador que tortura, vemos por primera vez en el país a un gobernador que engaña, vemos a un gobernador que en Chihuahua se le multiplicó por cuatro la inseguridad y que cada vez que tiene problemas inventa y confronta”.

Sin mencionar si también le duele la traición de César Duarte, Meade sacó sus conocimientos adquiridos como titular de la Secretaría de Hacienda para explicar que no existe la retención de recursos que acusa Corral. ¿Cómo creen que eso pueda pasar?, si “desde 1979 en México tenemos un pacto federal que descansa en el rigor y en la verdad”, apunto Meade. “Es un comité integrado por todos los funcionarios fiscales quienes revisan que escrupulosamente se entreguen participaciones y aportaciones y es, además, un esfuerzo enorme el que se ha hecho, que permitió que solamente este año a Chihuahua se le dieran mil millones de pesos por arriba de lo que había presupuestado”, aseveró el precandidato tricolor.

No pues sí, con ese argumento es imposible pensar que el gobierno federal no deposita los respectivos recursos y, entonces, seguramente tenía razón el titular de Hacienda, José Antonio González, quien justificó que el retraso en la entrega de los 700 mdp se debió a que la administración de Corral dio un número de cuenta equivocado. Pero ya se solucionó el problema… coincidentemente el lunes, día en que Corral convocó a prensa para dar a conocer sus acusaciones.

En fin, en lo relativo a los actos de tortura que -supuestamente- comete el gobierno de Chihuahua, estos se ejecutan contra el exsecretario adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez, quien fue detenido y vinculado a proceso por posible desvío de recursos, el cual se habría perpetrado en 2016 para financiar campañas electorales del tricolor. En esta triangulación de recursos revelada por un exfuncionario del gobierno de César Duarte, estaría involucrado -precisamente- el exmandatario en fuga y también el entonces líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones. Claro, los malpensados dirán que la acusación de tortura es para ir amortiguando el trancazo que representará el eventual involucramiento de Beltrones… pero (otra vez) ¿cómo creen que se trata de eso? La denuncia que Aurelio Nuño ha hecho en redes (y no en las instancias correspondientes) es nomás para que vean cómo un gobernador puede ser tan manchado. “Es muy grave que el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, esté torturando a Alejandro Gutiérrez para querer utilizar la justicia en temas electorales y quererse meter en la campaña”, acusó el coordinador de la precampaña de Meade.

Comentarios