Equipo de Meade amenaza con demandar a Animal Político por nota sobre desvíos en Sedesol

Como diciendo “ven que apenas presumimos que este güey se come una torta como se debe… y vienen con esto”, el equipo del precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, mandó una carta al portal Animal Político, para expresar su molestia por lo difundido en la nota “Con Robles y Meade hubo desvíos al estilo Estafa Maestra por 540 mdp en Sedesol, revela Auditoría”. De, hecho, no sólo eso, ya que están valorando una posible acción legal en contra del portal y el autor del texto. ¿Por qué? De acuerdo con el equipo jurídico del (pre)abanderado tricolor, el medio dirigido por Daniel Moreno cayó en algunas imprecisiones que representan “una injuria gratuita” contra Meade. Por ejemplo, no fueron 540 mdp los recursos desviados, sino un chingo más… digo, vamos a recordar primero lo que se dio a conocer el pasado 10 de enero.

En la referida nota, en Animal Político se apuntó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó formalmente tres denuncias penales por malos manejos registrados en 2015 en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Nomás como mero dato, el texto indicaba que en ese año el titular de la dependencia era José Antonio Meade, quien después le dejó el mando a Chayito Robles… lo cual no quiere decir que tan finos personajes se embolsaron los 540 millones de pesos desviados por medio de convenios similares a los utilizados en la llamada “Estafa Maestra”. Ora sí que -como dicen los clásicos (y muy ñeros)- “si el chile les embonó…”

Detallando la transa, en la Sedesol se firmaron convenios con la Universidad Intercultural del Estado de México, la Universidad Politécnica de Chiapas y la Universidad Tecnológica Nezahualcóyotl, para realizar proyectos cuyo objetivo era, entre otras cosas, la identificación de personas en situación de pobreza extrema alimentaria… y parece que si dieron con ellas (y las ayudaron, claro) ya que de todo el dinero otorgado para ese fin una muuuuy buena parte desapareció, mientras que la otra fue utilizada para la subcontratación de empresas cuyos servicios terminaron siendo “de dudosa calidad o inexistentes”.

En fin, el caso es que lo anterior no fue bien aceptado en el equipo de Meade. Así que en la carta enviada a Animal Político (la cual puede leerse íntegramente dando click aquí) aclara que lo detectado por la mismísima Auditoría Superior de la Federación no puede ser tomado como “prueba contundente que permitan arribar a conclusiones categóricas como la de señalar la existencia de desvíos de recursos”. Según el equipo tricolor, lo que la ASF hace es nomás investigar lo que posiblemente sea un delito… así que lo asentado en la nota fue en contra de los derechos de los pobres de Meade y Robles, gandallamente citados en el texto.

Por otra parte, indican que lo que para el portal de noticias son subcontratos hechos para eludir controles de licitación y transparencia (esto en referencia a los contratos que las universidades firmaron con empresas, luego de recibir el dinero de Sedesol), para ellos son documentos “perfectamente auditables”. “Es totalmente falso asegurar que se haya empleado un procedimiento de contratación carente de legalidad y poco transparente, pues en todo momento se encuentran sujetos a su revisión”, indica la misiva. Además, si para Animal Político el servicio entregado fue chafa o inexistente… pues… ehhh…  “no se cuenta con suficientes elementos para asegurar” eso. Y bueno, en lo que respecta al dinero que desapareció, los representantes de Meade nuevamente desmienten. Tan es falso lo dicho en la publicación, que todo ese dinero se está ocupando en precampaña, digo, “se entregaron mediante convenios a tres universidades”… y volvemos al primer punto de este párrafo: los recursos “se ejercieron al amparo de instrumentos legales susceptibles de ser auditables”.

Total, en respuesta a los señalamientos del equipo de José Antonio Meade, Daniel Moreno apunta que todo lo asentado en la nota de la discordia fue lo que detectaron los auditores de la ASF. Es decir, Animal Político nomás lo pasó al costo. Además, destaca que la Auditoría le dio chance a la Sedesol de aclarar las irregularidades detectadas, pero pasó un año y ni la dependencia ni las universidades involucradas solventaron las anomalías reportadas; por eso fue que se decidió a presentar las demandas penales ante la PGR. ¿Cuáles anomalías? Moreno cita varios párrafos del informe de la ASF, en los que claramente el propio órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados apunta en varias ocasiones y por diferentes montos: “se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal”.

Por otra parte, como base para el señalamiento de la dudosa calidad de los servicios que las universidades subcontrataron, el director general de Animal Político cita más texto extraído del informe de la ASF, en los que claramente se indica que “al no acreditarse que la SEDESOL cumplió con los criterios de transparencia e imparcialidad en la selección del prestador de servicios, ello propició que no se garantizaran las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, oportunidad y demás circunstancias pertinentes”… si ese comentario no implica que el servicio nomás no dio el ancho, quién sabe qué lo hará. Otros señalamientos hechos por la Auditoría fueron la falta de evidencia para comprobar que los trabajos se entregaron en tiempo y forma y la falta de claridad en la contratación de personal -supuestamente- empleado para la realización de los proyectos,

“En resumen, la carta que envía el equipo jurídico de José Antonio Meade creemos que debía dirigirse a la Auditoría Superior de la Federación. Animal Político sólo consignó que se presentaron denuncias penales y qué dicen las auditorías”, concluye Moreno Chávez. En otras palabras: aquí  no es joven, pase a la otra ventanilla.

Comentarios