Manu Ginóbili, como los buenos vinos

Por: @miguel_delucio

En el mundo de los vinos se dice que entre más añejo, mejor. Que la antigüedad de esta bebida hace que tome tintes de calidad, un sabor más especial, una pose mucho más sofisticada.

Así nos está pasando con Manu Ginóbili, un jugador que parece no tener en cuenta que tiene 40 años. Cuando pensábamos que el retiro era una opción viable, ahora está convertido en una pieza fundamental para el éxito de los San Antonio Spurs.

Con las lesiones que está sufriendo Kawhi Leonard, el argentino tomó un rol más importante y no ha decepcionado para nada. Es tal su nivel ahora, que siendo el señor de los cuatro décadas todavía se levanta del suelo y clava la bola como en sus mejores días.

Por si fuera poco, también está anotando mucho y mejorando sus promedios de los últimos año. Tan solo hay que ver el partido que se aventó contra los Portland Trail Blazers. Anotó 26 puntos y puso su nombre en los libros de historia junto a leyendas como Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar y más.

También está marcando historia siendo uno de los mejores sextos hombres de la liga. Ya es el segundo mejor de todos los tiempos en asistencias saliendo de la banca, solo por detrás de Michael Cooper.

Gregg Popovich le ha dado la confianza a pesar de que está batallando mucho manejando los minutos que le pone en la cancha. Aún así, la relación minutos-puntos es espectacular: En los últimos cinco partidos promedia 21 minutos y en ellos anota 15 puntos. Ah y claro, el porcentaje de tiro es grandioso, de .605.

Será difícil ver a Ginóbili en el All Star de Los Angeles. La cuestión es que no estaría nada mal poder disfrutar de su basquetbol en el partido más espectacular que da la NBA. Un premio a alguien que no solo es un maestro en la cancha, sino también una gran persona fuera de ella.