“No soy racista”, dice Trump luego de llamar “agujeros de mierda” a países africanos

No por hacer un señalamiento, de esos que harían enorgullecer al recién fallecido líder del Ku kux Klan, quiere decir que se sea racista… al menos así es como lo ve el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien aclaró que “no es racista”… esto luego de las críticas en su contra por haber dicho que El Salvador, Haití y países africanos de los que proceden migrantes que llegan a Estados Unidos son “hoyos de mierda” Ah, bueno.

De acuerdo con The Guardian, Trump intentó defenderse ayer por la noche, cuando llegó a cenar a su club de golf en compañía del líder de la Cámara, Kevin McCarthy. Sin desmentir lo revelado por diferentes medios estadounidenses (vía fuentes presentes en una reunión a puerta cerrada), el republicano sólo atinó a decir “no soy racista. Soy la persona menos racista que has entrevistado. Eso te puedo decir”.

Antes de tan nada contundente defensa, Trump ya había hecho o propio en redes sociales. En su cuenta Twitter publicó un mensaje en el que aseguró haber utilizado un lenguaje “duro”, pero nada que ver con los improperios que un legislador demócrata aseguró haber escuchado. Además de esto, negó haber insultado los haitianos e intentó voltear la tortilla en contra de sus críticos, acusando que todo este asunto es invención de los demócratas.

Sin embargo, ante la intentona de evadir las acusaciones, las fuentes anónimas salieron de su estado para reafirmar que Trump se mostró racista y manchado al hablar sobre migrantes procedentes de países pobres. Esto, durante una discusión que se tenía sobre políticas migratorias. De acuerdo con el senador Dick Durbin, Trump utilizó un lenguaje “lleno de odio, vil y racista” durante la reunión. No obstante, el secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, (también presente en la reunión) dijo no recordar que el presidente haya emitido tal comentario.

Ante la disparidad de señalamiento sobre lo supuestamente dicho por Trump el pasado jueves, ayer “concluyó” el tema diciendo a la prensa “¿Han visto lo que dijeron varios senadores sobre mis comentarios? No fueron hechos”. Claro, la situación no implica que vaya a suavizar su posición respecto a los migrantes: “el DACA está casi muerto porque los demócratas en realidad no lo quieren, solo quieren hablar y quitarle el dinero que tanto necesitan nuestros militares”, señaló ayer mismo.

“Haiga sido como haiga sido”, representantes de la Unión Africana ya se han pronunciado al respecto, solicitando  que el mandatario estadounidense se disculpe, debido a que la sólo idea de que un funcionario de su nivel haya dicho tales señalamientos “claramente racistas” les produjo “conmoción, consternación e indignación”.

Comentarios