Bansefi niega desvíos en ayuda para damnificados… hubo errores “por la urgencia”

Gente exagerada que no comprende que a veces por las pin%&es prisas se puede cometer un error de dedazo o de… no sé, emitir hasta 34 tarjetas para la misma persona. Errores comunes. Así más o menos es como se defendió el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), ante las acusaciones de irregularidades cometidas en la entrega de apoyos a damnificados de los terremotos de septiembre pasado.

En comunicado emitido por la institución cuyo titular es el siempre confiable Virgilio Andrade, se niega “categóricamente” (utssss) que se haya incurrido en fraudes o desvíos al momento de realizar el procedimiento de entrega de tarjetas a damnificados. Cómo pasan a creer eso, si toda la ayuda fue ofrecida a los susodichos siguiendo el más riguroso sistema que se pudieron sacar de la manga, digo, lo que sea que haya sido ese sistema en el que los beneficiarios recibían apoyo “conforme al tipo de daño determinado por la autoridad”.

Y bueno, digamos que sí pudo existir por ahí uno que otro error… eso no lo niega la Bansefi. Pero en todo caso (cof, si es que las investigaciones lo evidencian ya muy descaradamente, cof) no fue hecho con dolo, sino que se trató de “incidencias en las operaciones y en la información de los potenciales beneficiarios derivadas de la urgente necesidad de emprender su atención inmediata”. En pocas palabras: ¿querían que se diera la ayuda rápido, no?, pues ahora friéguense y acepten que por ahí se desviaron unos cuantos miles de pesos…. digo, que se cometieron errores.

Recordemos que ayer, en Reforma, se dio a conocer información derivada de una investigación realizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la cual indica que Bansefi emitió 4 mil 574 tarjetas para sólo mil 495 beneficiarios. Evidentemente los números no cuadran y llevan a señalar que se emitieron 3 mil 79 plásticos de más. Ups, pequeño error… que no quedó ahí, ya que en esas tarjetas extras se habrían dispersado recursos en efectivo que ascienden a 68.8 millones de pesos.

“Ahhh, pues qué pin&$e gente tan aprovechada, seguro se apuntó más de una vez para que le tocarán más tarjetas”, es lo que en primera instancia se podría pensar. Sin embargo, para ver cómo estuvo el asunto, los de la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ubicaron a damnificados que -según los registros- habrían recibido hasta 34 tarjetas con apoyo. Cinco de ellos vivían en comunidades marginadas de Chiapas y -según indicaron- no recibieron más de un plástico. Es más, para sorpresa de nadie, dos de ellos ni siquiera recibieron ningún tipo de ayuda federal.

¿Y entonces?, ¿dónde quedaron las tarjetas?, ¿dónde está el dinero? Pues quién sabe…  pero no se preocupen, ahora que ya los cayeron en la transa, aparecen porque aparecen por ahí deben de andar, ya que la Bansefi asegura que “en ningún caso se efectuaron depósitos para desvíos a otros fines, por lo que todo el dinero aún no entregado a los beneficiarios se encuentra depositado en una cuenta concentradora del Banco”. Nomás es cosa de que lo regresen, digo, que lo busquen bien.