Joseph Gordon-Levitt defiende apasionadamente al Luke de ‘The Last Jedi’

Resulta que Joseph Gordon-Levitt y Rian Johnson, el responsable de la última película de Star Wars que no fue muy bien recibida por la audiencia pero sí muy aplaudida por la crítica, son muy amigos. ¿Y eso qué? Que los amigos nunca se abandonan y Joseph, a meses de que se estrenó esta cinta, sigue defendiendo a Johnson.

El actor ha escrito un apasionado ensayo en el que defiende la decisión de Rian de hacer lo que hizo con Luke Skywalker. Decisión que, por cierto, fue muy criticada incluso por el mismo Mark Hamill, quien en una entrevista aseguró que “no era su Luke” y todo lo que hacía en la película no era propio de un Jedi.

El ensayo titulado “A New Old Skywalker” llega al mismo punto de Hamill: el Luke de The Last Jedi es uno que la audiencia, desde las primeras generaciones hasta las de ahora, no habían conocido. “Luke siempre mantenía la esperanza, era idealista. Se comprometía siempre que emprendía una nueva aventura en la galaxia para encontrar su destino y hacer lo correcto sin importar el costo. Ahora es apático, incluso un poco cínico, decaído y aparentemente sin pasión por nada que no sea su propia aislamiento”.

Tiene razón. Pareciera que Johnson nunca había visto ninguna de las películas de Lucas y se le ocurrió hacer de Luke un ermitaño. Sin embargo, para Joseph todo tiene una razón de ser y dice que este giro de 180 grados en el personaje hizo de la historia más interesante y evitó que todos anduviéramos de adivinos para saber cómo iba a terminar el último capítulo.

Y no sólo eso. Según Joseph, el director de la cinta lo arriesgó todo en un mundo cinematográfico donde las películas taquilleras no le arriesgan a lo desconocido por el simple hecho de que hay mucho, demasiado dinero en juego. Y no estamos hablando del “riesgo” mal jugado de DC Comics, que no arriesgo nada, sino simplemente no supo contar una historia demasiado esperada…

Un personaje principal con defectos (como si se tratara de un antihéroe) es la diferencia entre una historia con un buen fundamento y un espectáculo sin gracia… Sí, al principio, Luke es un cínico. Ha perdido su fe en el significado de un Jedi. Ha dejado que el miedo por el Lado Oscuro lo lleve al aislamiento y la inactividad. Pero necesita empezar desde ahí para superar esta etapa”.

“El hecho de que un estudio de Hollywood se arriesgara de esta manera –nuevamente, para presentar al héroe con un cambio drástico nunca antes visto con el objetivo de enviar el mensaje que el idealista con el corazón más puro puede atravesar momentos oscuros llenos de dudas– no es el tipo de decisiones que se suelen tomar cuando se ponen por encima las ganancias. Son el tipo de riesgos que se toman con el objetivo de crear un mundo (del cine) que no sólo quiera vender palomitas y juguetes, sino que busca un progreso a largo plazo hacia la dignidad artística”.

En pocas palabras: Johnson hizo eso con Skywalker no para buscar la controversia y el dinero, sino para hacer de Star Wars, una historia contada mil veces, algo distinto que incluyera un buen mensaje. ¿Será?

Comentarios