“México no pagará por muro fronterizo”, admite jefe de gabinete de la Casa Blanca

Para confirmar lo que muchos especialistas advirtieron desde hace meses, el jefe del gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, admitió que muchas de las promesas de campaña que Donald Trump hizo en relación a políticas migratorias fueron hechas sin que éste tuviera los conocimientos necesarios del tema, “desinformadas”. De acuerdo con The Washington Post, Kelly admitió que México no pagará ni un quinto del muro fronterizo que la administración de Donald Trump pretende levantar. Según el rotativo, Kelly habría confiado esta información a un grupo de congresistas, en evidente contradicción a lo que siempre ha advertido Trump a lo largo de su campaña presidencial y durante el primer año de mandato.

“(No habrá un muro) que México vaya a pagar”, es lo que Kelly habría dicho en reunión privada con congresistas demócratas, según una fuente confidencial. “Algunas cosas se dicen en la campaña que no son plenamente informadas. Una cosa es hacer campaña y otra cosa es gobernar. Es realmente difícil”, dicen que agregó el jefe de gabinete, con relación a una de las principales promesas de campaña de Trump.

El asunto va más allá del incumplimiento de una promesa que el republicano hizo para convencer al electorado de votar por él… ¿qué político no ha hecho eso? Ya que lo dicho por Kelly debilitaría el argumento con el que Trump pide que legisladores aflojen el financiamiento para la construcción del muro fronterizo: “sí, ustedes denme para construirlo… México después nos lo regresará”. Además, en una entrevista que Trump ofreció al Wall Street Journal, aseguró que el gobierno mexicano pagará por la magna construcción fronteriza… es más, el pago del muro ya está incluido “indirectamente” en la renegociación del Tratado de Libre Comercio.

De acuerdo con The Washington Post, durante la reunión Kelly dijo en repetidas ocasiones que el presidente está a favor de promulgar una ley que proteja de forma permanente a los “dreamers”, esto ya en relación con el DACA. Sin embargo, la reunión terminó sin una resolución sobre qué es exactamente lo que la administración pediría a cambio de no deportar a cerca de 690 mil personas inscritas en el programa de protección para aquellos migrantes que llegaron a Estados Unidos siendo niños. No obstante, una cosa es segura: “El presidente está comprometido con una solución permanente para e DACA”, habría dicho Kelly.