‘Born to Die’ de Lana es el tercer disco con 300 semanas en Billboard 200

Elizabeth Grant, hija de un inversor millonario, fue una chica alcohólica entre sus 13 y 14 años que después se convirtió en una de las artistas más populares, incomprendidas (y por eso odiadas) de la música. Estamos hablando de Lana del Rey, una mujer extraña que en un principio encantó a muchos con su estilo vintage para después irse apagando poco a poco

Y cuando decimos que se ha ido perdiendo entre las miles y miles de propuestas más innovadoras y comerciales, es por la siguiente razón: Born to Die, su disco debut de 2012 que llevaba canciones como “National Anthem”, “Blue Jeans” y “Summertime Sadness”, estuvo unas 300 semanas en la lista de Billboard 200, una de las más seguidas.

Los otros dos discos de mujeres que han logrado esta enorme cantidad de tiempo fue 21 de Adele de 2011 (con 318 semanas) y Tapestry de Carole King de 1971 (con 359).  Esto significa que en un principio, a la gente le gustaba la idea delicada de Lana del Rey, su atmósfera sesentera, su voz y, sobre todas las cosas, la música dedicada al sueño americano acompañado del idealismo.

¿Qué ha pasado ahora? Que todo se ha quedado igual. En otras palabras, nada en Lana o su música ha cambiado y la primera prueba no fue la salida de Paradise el mismo año  (básicamente era lo mismo que Born to Die), sino que todos los demás parecen una versión extendida y aburrida de este disco debut: Ultraviolence con “West Coast” en 2014, Honeymoon de 2015 con la canción del mismo nombre y el último, Lust for Life del año pasado con cualquiera de sus 16 canciones incluída “Get Free” y su parecido con “Creep” de Radiohead.

Definitivamente, Born to Die es un disco que llegó con algo distinto, por no decir innovador, en medio de una ola musical femenina llena de estrellas pop que cantan igual y que parece no va a parar en mucho, mucho tiempo (cof cof el aclamado disco debut de Camila Cabello titulado Camila).

Comentarios