Xóchitl Gálvez asesora a Anaya, renunciaría a cargo como delegada e iría por senaduría

Para sumarse a la lista de funcionarios que prometieron no abandonar el cargo para el que fueron elegidos, la delegada de la Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, está en acercamientos con gente de la coalición “Por México al Frente”, quienes ya le ofrecieron una senaduría y… pues aunque dice que le “mucho trabajo” dejar botada a la demarcación, el hambre es cabr#$%a está considerando aceptar la propuesta.

En conferencia de prensa, el precandidato presidencial, Ricardo Anaya, presentó a Gálvez como su “asesora” en temas relacionados con la comunidad indígena. Al respecto, la delegada aclaró que sólo le echará la mano al exlíder panista en sus ratos libres (seee, claro); sin embargo, en entrevista para La Silla Rota, aceptó que en un par de semanas podría dar a conocer su renuncia al cargo para dedicarse de lleno a armarle una agenda a Anaya y, claro, aceptar la oferta de una candidatura al Senado.

“Yo voy en serio, no voy para la foto. Si se trata de entrarle de veras al debate, voy a participar”. Señaló la mujer que, en épocas de Vicente Fox, se desempeñó de manera decorosa al frente de la Comisión de Desarrollo de los Pueblos Indígenas. De hecho, la chamba con Anaya ya comenzó. Antes de iniciar la conferencia en que fue presentada como asesora del panista, se proyectó un video en el que se mostró la convivencia que ambos tuvieron con indígenas nayaritas.

Antes de la propuesta del Frente, Gálvez tuvo sus acercamientos con Morena, incluso en diversas ocasiones la delegada expresó su apoyo a la precandidata Claudia Sheinbaum. Pero el “romance” acabó. “Mi trato terminó cuando la apoyé en la precampaña, pero hoy definitivamente estoy apoyando al Frente”, sentenció Gálvez, indicando que el motivo del distanciamiento fue el hecho de que Morena apoye la candidatura delegacional de Víctor Romo, su antecesor en el cargo a quien acusó de actos de corrupción. “Me fue decepcionante que, a pesar de todas las denuncias que tengo contra el exdelegado, se lo hayan llevado. Me parece incongruente, falso. No es cierto que estén comprometidos con la honestidad”, lamentó.

Y como dato cotorrón, recordemos que previo todo este desmother, Gálvez sonaba para contender por la jefatura del gobierno capitalino. Ella se hacía de la boca chiquita, pero su excolaborador Arne Aus Den Ruthen Hagg, aseguraba que terminaría por ceder. En fin, el asunto terminó en una apuesta: Gálvez prometió terminar con su periodo y, en caso de no hacerlo, donaría el valor de su casa al Colegio Salesiano… A final de cuentas, no dejo el cargo por la jefatura de la CDMX, pero ahora que se prevé que lo haga por una senaduría, la todavía delegada dijo que cumplirá con su palabra:  Yo sé que los políticos no cumplen pero yo sí lo haría. Ya pagué una vez una apuesta por dos millones de pesos cuando perdió el Cruz Azul, así que no sería la primera vez”… pues total, ¿de dónde creen que sale el dinero?