Sopithrowback: Recordemos a los Valedores de Iztacalco

La televisión mexicana nos ha regalado cada cosa tan horrible, pero también muchas muy buenas historias. En lo deportivo no hay excepción, porque el hecho de que un equipo sea malo, no significa que no valga la pena recordarlo.

Vamos a hacer memoria y a volver en el tiempo para mencionar a los Valedores de Iztalcalco. Un equipo de Tercera División del futbol mexicano y que era considerado el peor en toda la rama profesional. A pesar de ser así de maletas, tenían cada cosa tan graciosa que valía la pena seguirlos.

Tenían su propio segmento en Los Protagonistas, programa deportivo que en alguna ocasión fue de los más serios de México. Pero estos muchachos se ganaron su lugar con sus pifias, problemas amorosos y hasta peleas entre ellos. Era como ver una novela de futbol improvisada y genial. Digamos que sin llevarlo a un extremo, ellos fueron los precursores de Club de Cuervos.

En realidad este equipo se llamaba Deportivo Iztalcalco, pero en 2007 (sí, ya llovió) TV Azteca les dedicó un espacio gracias a la idea de Barak Fever. Lo presentaron como lo que era, el peor equipo profesional del futbol mexicano, pero seguro ganó más grandeza que Tigres.

Los apodos de cada uno de ellos eran grandiosos, como el mítico portero “La Paquita”, “El Morris”, “El Profe Venus” y más. Ganaron gran popularidad hasta que todos esperábamos los lunes para ver cómo demonios les había ido a los Valedores.

Tanto fue su impacto, que hasta la gente los iba a ver ahí a Texcoco a “El Muro de los Sueños” donde eran locales. Porque a pesar de ser de Iztalcalco por azares del destino jugaban en San Bernardino.

Las goleadas que se llevaban, los comentarios de André Marín, a Luis García cuando todavía tenía pelo, a Christian Martinoli cuando las ojeras todavía no le invadían toda la cara. Todo era genial y una de las mejores secciones que ha dado la televisión mexicana en cuanto a lo deportivo.

Ojalá alguien los regresara, tomara de nuevo a esas viejas estrellas que no tenían talento, pero sí mucho corazón. Al menos una reunión para ver qué han hecho de sus vidas, porque seguro en el futbol no siguieron, pero todos los recordamos con mucho cariño.