Vías sobre las que descarriló tren estaban en condiciones “aceptables”: SCT

Pues es todo un misterio el por qué del accidente ocurrido ayer en Ecatepec, Estado de México. Pese a que a ojo de buen cubero los rieles sobre los que ruedan las ruedas del tren están en… digamos, no muy buen estado, las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dicen lo contrario. Es más, la última vez que los checaron (por ahí de abril del año pasado) todo estaba en óptimas condiciones.

 

De acuerdo con Milenio, sólo le han bastado 24 horas a los de la SCT para descartar que el motivo por el que descarriló un vagón del tren de Ecatepec haya sido el mal estado de las vías. Así lo dijo el encargado de la Agencia Reguladora del Transporte Ferroviario de la dependencia, Benjamín Alemán, quien señaló que, según la verificación hecha en abril pasado, lleva a asegurar que “la vía se encontraba en condiciones de operación aceptable”.

Para darle fuerza a su señalamiento Alemán señaló que, tras el accidente que dio como resultado la muerte de cinco personas, se confirmó que la empresa encargada de los trenes -Ferrovalle- había dado mantenimiento a las instalaciones en octubre. Así, con esas informaciones el funcionario salió en cadena nacional, en el programa de Carlos Loret de Mola, a afirmar que “en principio no hay elementos que nos haga suponer que la vía estaba afectada”.

Otro posible factor que pudo influir en el descarrilamiento (pero que ya fue descartado), es una posible sobrecarga del vagón. El de la SCT señala que la capacidad máxima de la tolva es de 120 toneladas y como al momento del accidente se transportaban sólo 90, pues eso deja el asunto como iniciamos: sin nadie a quién responsabilizar.

Por lo mientras, ya se armó una comisión investigadora, la cual fue a tomar fotos y a entrevistarse con los vecinos del lugar, para con toda esa información determinar quién es el responsable del incidente. Y en lo que eso sucede, las personas que viven en las cercanías del lugar del accidente reclaman que ése fue otro problema: las autoridades acudieron, pero nomás para obtener elementos para deslindarse. “No traían ni palas, ni picos, no traían nada. Ni siquiera una camilla para jalar a la gente”.