El rey de la música de la era espacial, de Tampico para el mundo: 100 años de Esquivel

Si te dijera que hace cien años nació quien sería el ingeniero que nos otorgó la música del espacio, seguramente pensarás que se trata de un astronauta, un científico de bata o una mente brillante. Si pensaste esto último, tienes razón.

De lentes gruesos y sonrisa brillante, su nombre es Juan García Esquivel. Nacido en Tampico, Tamaulipas (aunque algunos decían que venía de Marte) el 20 de enero de 1918, Esquivel (como se le conoció musicalmente), fue todo un prodigio musical: A los 10 años se mudó a la Ciudad de México con su familia, en donde se volvió un pianista autodidacta; a los 16, ya encabezaba su propia orquesta en la mítica XEW.

Durante los años 50, su talento lo llevó a hacer la música de los filmes Cabaret Trágico La Locura de Rock’n’Roll. Luego, en 1956, vino su primer disco Las Tandas de Juan Garcia Esquivel. Fueron sus estudios como ingeniero electrónico, combinados por ese profundo interés en la música, los que le llevaron a otros mundos, otros sonidos. La música latina, el jazz, la música clásica, el big band, y el calipso, ninguna escapó al genio de Esquivel, que combinó sus elementos y nos otorgó la música que definió a una época: el space-age pop.

 

Su música, la base de lo que ahora se conoce como “de lounge”, de ninguna manera se relegaba a ser de fondo. Llegaron a oídos de un productor de la empresa RCA que lo llevó a Estados Unidos para que experimentara y, básicamente, hiciera lo que quisiera. Ahí creó álbumes como Other Worlds, Other SoundsStrings Aflame e Infinity in Sound.
Tildada como extraña o fuera de este mundo, Esquivel dijo respecto a sus composiciones: “Le dicen música del espacio, pero cuando la escribí no pensaba hacer nada futurista”. “Lo que trataba de hacer era no seguir el estilo que era popular entonces”, explicó el alguna vez conocido como “Duke Ellington mexicano”.
Luego de trabajar para Universal Studios, creando música para producciones televisivas como ColumboKojakThe Munsters y The Six Million Dollar Man, y de juntarse con músicos populares de la época como Frank Sinatra, Esquivel regresó a México en 1979, en donde fue contratado para hacer la música del programa infantil Odisea Burbujas.
En el año 2002, tras un tiempo de haberse retirado de la escena musical, el legendario Juan García Esquivel falleció en Jiutepec, Morelos.
Pável Granados, investigador y autor de un podcast centrado en el músico para la Fonoteca Nacional, dijo en entrevista con Milenio: “[Esquivel es] Una especie de genio olvidado, escondido, porque se la ha conocido como un músico comercial, pero él supo combinar ese aspecto con la genialidad. Hay gran creatividad en su música, aunque pocos la siguieron”.
No hay mejor fecha para recordar al pionero del sonido estéreo, al músico considerado por Matt Groening (sí, el de Los Simpson)  como “el gran genio olvidado del impactante space-age pop”; así como no hay mejor forma de celebrarlo que apreciando su música. ¡Celebremos la vida y los inolvidables sonidos de Juan García Esquivel!
Comentarios