Trump celebra primer año en Casa Blanca con gobierno cerrado, votación para reabrir será hoy

Como primera plana de El Metro sin albur o insinuación sexosa, así pasó Donald Trump el día en que se cumplió su primer año de mandato, debido a que no se logró un acuerdo respecto al presupuesto y, con ello, la administración federal del país más poderoso del mundo tuvo que cerrar parcialmente. Algo como esto no ocurría desde 2013 y, aunque el impacto todavía no se ha hecho notar (debido a que los dos días que lleva el cierre fueron los correspondientes al fin de semana), hoy lunes todas las agencias, programas y servicios financiados por el gobierno federal estarán suspendidos.

Fue la medianoche del viernes cuando la Casa Blanca emitió un comunicado para informar de la situación. El asunto no es por dinero propiamente, sino por la negativa de demócratas y republicanos a ceder en el tema migratorio, el cual es manejado por ambos lados como moneda de cambio para aprobar un proyecto presupuestario. Al respecto, la administración de Trump advirtió que no negociará el estatus de los llamados “dreamers” (jóvenes inmigrantes bajo protección del DACA) para conseguir el refinanciamiento del gobierno federal. “Este es un comportamiento de perdedores obstruccionistas, no de legisladores”, señaló en el comunicado la administración republicana.

Durante el fin de semana hubo pláticas para intentar destrabar la problemática. La última de ellas sucedió ayer, con resultados no muy favorables. De hecho, el Senado de Estados Unidos suspendió la votación que se tenía programada para terminar con el cierre de la administración. Obviamente no se alcanzó ningún tipo de acuerdo para el proyecto de gasto temporal… y para hoy, si es que se da la programada votación, no se prevé que cambie la situación. Así que el cierre parece que se prolongará.

Recordemos que los demócratas intentan dar una solución definitiva para los jóvenes que (todavía) son beneficiado por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el cual protege a los llamados “dreamers” de ser deportados y hace un par de meses fue cancelado por el presidente Trump… pero sólo como movimiento para cumplir con una de sus promesas de campaña: construir el muro México-Estados Unidos. Así, para mostrarse flexible frente al DACA, el lado republicano pide poner en la balanza el presupuesto para la construcción fronteriza. Una total cadena de condicionamientos que han llevado a que el gobierno de EEUU esté cerrado.

¿Alguna solución? Pues sí. Una muy acorde con el tipo de presidente que se tiene: la llamada “opción nuclear”. No hay de qué asustarse, es sólo el nombre: se trata de financiar al gobierno con un pequeño cambio en las reglas del Senado. “Los demócratas sólo quieren que los inmigrantes lleguen a nuestro país sin documentos. Si el punto muerto continúa, los republicanos deberían ir por el 51% (la opción nuclear) y votar por un presupuesto real y de largo plazo”, señaló Trump en Twitter. Así que bueno, la opción del presidente es que el proyecto presupuestal sea aprobado con un porcentaje menor al establecido, el cual es de 60%… algo que desde ahora es mal visto, incluso por los propios republicanos.

¿Qué implica el cierre de gobierno?

En fin, en lo que demócratas y republicanos se ponen de acuerdo, alrededor de 83 mil empleados federales serán enviados a casita bajo “licencia”, lo cual podría ser motivo de envidia para los Godínez mexicanos… pero no tanta si saben que los burócratas gringos posiblemente no reciban pago durante el mes de febrero. Ya después, cuando se arregle el problema, lo recibirán de forma retroactiva. Pero a ver, chútense un mes sin quincenas.

Por otra parte, serán cerrados programas y servicios considerados “no esenciales”: por ejemplo, parques, zoológicos, museos nacionales. Por otra parte, el cierre también afectará a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, lo cual quiere decir que mientras dura la situación, no se concederán los preciados permisos de arma de fuego. Ejército, Seguridad Social, NASA, servicio postal continuarán con financiamiento… aunque muchos de sus empleados estarán bajo “licencia”.

Información: CNN, El País, Reforma,