Increíble, pero en Chiapas el PVEM rechaza alianza con el PRI… y ya hubo renuncias

Después de tantos años de ser el Mayito Bezares del PRI, el Partido Verde (o más bien, un grupo de militantes) ha dicho “¡ya estuvo ca$%ón!” y, en acto rebelde (de esos que vemos en los chavos de la Rosa de Guadalupe), ha decidido rechazar la alianza que ya estaba armada para las próximas elecciones. Al menos así es en los estados de Chiapas y Edomex.

El caso más sonado es el de la entidad gobernada por el ya muy olvidado Manuel Velasco. Y cómo no, si ahí la rebelión fue encabezada por el líder local del Partido Verde, Eduardo Ramírez, quien renunció a su cargo en rechazo a la alianza con el PRI (supuestamente impuesta desde más arriba). Ramírez se perfilaba para ser el candidato “ecologista” a la gubernatura del Estado. Sin embargo, con la alianza con el tricolor esa posibilidad de hueso se le fue… pero quesque su renuncia no fue por eso, sino por el hecho de ya querer desmarcarse del no muy prestigiado PRI.

“Dicen que nosotros estamos peleando porque no nos favoreció una candidatura; quiero decir que nosotros siempre planteamos ir separados”, aclaró el ahora exlíder del Verde chiapaneco. Y bueno, a anuncio tan solemne le quiso poner algo de jocosidad y agregó: “porque lo he dicho públicamente: (PVEM y PRI) no somos iguales, no estamos cortados por la misma tijera, somos diferentes, simple y sencillamente”…

Ah, ¿era en serio? Bueno, tómenlo ustedes como quieran. El caso es que, junto con Ramírez, 14 diputados del PVEM renunciaron a su bancada, así como a su militancia. Tal como lo leen: ahora ya son independientes… o, al menos lo serán por un ratito, ya que en las próximas horas podrían determinar si se suman a alguna fuerza política o siguen los pasos de personajes harrrto independientes, como El Bronco o Margarita Zavala.

Aunque en algunas entidades de la República no saben de la existencia del Partido Verde, en Chiapas pasa lo contrario. Tanto así que son considerados la primera fuerza política. Ahí nomás pa’ que se den una idea de lo que podría representar para el PRI, ya que a la renuncia del líder local y los legisladores se podrían sumar las de alcaldes y regidores.

Algo similar, pero no tan dramático, pasó en el Estado de México, donde no se concretó la alianza PRI-PVEM-Panal, la cual será plataforma para contender por presidencial municipales y diputaciones locales. Así que nomás irán en candidaturas comunes para distritos electorales.