A diputado no le alcanza sueldo de 60 mil al mes y completa gasto manejando un UBER

Y en la gustada sección “Güicho Domínguez, ¿eres tú?”… luego de llegar al Congreso de Morelos, el joven diputado del PES, Efraín Esau Mondragón, comenzó a gastar y a hacer planes, de esos que sólo pueden ser costeados por millonarios de otros países o políticos mexicanos. El caso es que, debido a decisiones políticas tomadas, el buen Efraín fue “castigado” económicamente y, ahora, pa’ seguir cubriendo los gastos que adquirió cuando le llegaba el cheque completo, ha tenido que hacer lo que cualquier ciudadano: tener dos chambas.

Lo anterior no tendría nada de extraordinario, a no ser porque el sueldo que dice el legislador que “no le alcanza” asciende a una cifra que muchos no consiguen juntar ni con cinco chambas. Según el diputado plurinominal, los 60 mil pesos mensuales con que lo “castigaron” por oponerse al juicio político en contra de Cuauhtémoc Blanco, no son suficientes para costear su estilo de vida. “Adquirí algunos compromisos, estoy invirtiendo en otras cosas con mi familia y obviamente nunca preví esto [crisis económica]”, señaló en entrevista para El Universal… sí, leyeron bien. Tener una dieta de más de 60 mil pesos es “crisis económica” para un legislador. ¿Entonces qué será lo que gana el grueso de la población?

Hace apenas unos años, por ahí del 2015, todo era felicidad para Mondragón: cuando llegó a su curul en el Congreso -de mayoría perredista- le prometieron 60 mil pesos de dieta y 120 mil más para sus “gestiones”. Además, le dijeron que le reembolsarían viáticos y “salidas sociales”. Pues, lo usual de cualquier chambita, ¿no? Sin embargo, al oponerse al juicio contra El Cuau (por presunta presentación de documentos apócrifos) le pasaron tijera a sus remuneraciones y de ahí tuvo que despedir colaboradores. Ya cuando de plano la “crisis” le pegó más duro, decidió entrarle al negocio del transporte.

Mientras él se dice “sorprendido” al conocer que la mayoría de la gente cree que los diputados “se dan una gran vida y derrochan dinero”, en las redes así le ha ido…

De acuerdo con el dipUber, los 60 mil pesitos que recibe mensualmente apenas le alcanzan para pagarle a un colaborador, realizar sus gestiones y pagar un auto. Lo que saca en el Uber es para completar lo de la tanda y otros gastitos que seguro tiene… Ehmmmm ¿y a qué hora trabaja? Pues él dice que le da al volante en su tiempo libre. Suficiente para sacar un “ingreso extra” que le permitió costear el fin de 2017:  “no recibimos la última quincena de diciembre y siempre se necesita dinero para la cena, regalos, los apoyos a los ciudadanos y otros”.

Para intentar que le vuelvan a dar el cheque completo del Congreso, el diputado ya fue a tribunales. Pero ahí le dijeron que se trata de un “asunto interno”. Así que bueno, a partir de esto que le pasa ya tomó una causa como bandera: combatir la opacidad del Congreso Morelense ¡¡¡Eso chingao!!! ¿Y por qué no la combatió desde antes, cuando sí recibía completo el dinerito? Pues quién sabe (já), pero ahora que también le pega la crisis, comprende lo gacho que se siente que legisladores malgasten millonarias cantidades. Son “incongruentes”, acusa: piden rendición de cuentas y transparencia, pero ellos nomás no dan el ejemplo.