“Dispárenme si me convierto en dictador”, pide presidente de Filipinas a Ejército

Para callar violentamente las especulaciones respecto a posibles modificaciones a la Constitución para perpetuarse en el poder, el presidente de Filipinas mandó a llamar al Ejército… pero no para ordenar reprimir a sus opositores, sino para darles una indicación muy clara: si ven que me estoy pasando de lanza, métanme un plomazo. Bueno, así lo hubiera dicho un político ñero, pero Rodrigo Duterte (nombre del mandatario) lo dijo de una forma un poco más suavecita. Así:

“Si me excedo (en el cargo) y quiero convertirme en un dictador, dispárenme”, pidió el filipino en un desplante que pensábamos que sólo  el negro del whatsapp podía permitirse.

Como vio que uno que otro soldado ya estaba afinando puntería, Duterte aclaró que nomás estaba bromeando. Sin embargo, les recordó que el deber de todo buen soldado es “proteger la Constitución”… así que si algún fulano pretende violarla, pues ya sabrán ellos cómo le hacen para impedir tal trasgresión. “Es su obligación solemne”, recalcó.

La indicación hecha por el presidente no fue gratuita, sino como intención no formal de terminar con las especulaciones que en torno a su mandato se han realizado. De acuerdo con los opositores de Duterte, éste ha emprendido una campaña para alentar a sus seguidores a impulsar una reforma constitucional con la que pueda permanecer en el poder más años de los que la Carta Magna permite. Al igual que en México, en Filipinas sólo se permite ser presidente una sola vez, por un periodo de seis años. Así, el mandato de Duterte teminaría en 2022.

Las críticas contra Duterte tampoco son de creación espontánea. Apenas la semana pasada, la cámara baja del Congreso votó a favor de la creación de una asamblea constituyente cuyo objetivo es la de revisar la Constitución. El presidente asegura que no hay nada turbio bajo este asunto: nomás es para implantar un régimen federal y garantizar la igualdad de territorio. Sin embargo, la desconfianza impera en la oposición.