¿Qué busca en México la empresa detrás de la campaña de Trump?

En julio de 2017, el periódico El Financiero publicó un reportaje en el que se revelaba que Cambridge Analytica, una gran firma de datos que asesoró a Donald J. Trump en su campaña electoral y también intervino en el proceso del Brexit en Reino Unido, y que ha sido acusada de emplear “tácticas deshonestas” para favorecer a sus clientes, se había asociado con una aplicación telefónica en México y Colombia para leer historias y realizar encuestas. Los datos extraídos de la app Pig.gi, reportó el diario, servirían para ayudar a un candidato en las elecciones presidenciales de julio.

Esta aplicación permite que el usuario gane tiempo aire, a cambio de que reciba publicidad en la pantalla de su celular. Si el usuario acepta, recibe una recarga de al menos 50 pesos. “Varios partidos políticos ya han expresado interés”, señalaron ambas compañías. La empresa que asegura ser “el cerebro detrás el triunfo de Trump” opera en nuestro país desde 2016 y ha mostrado un comportamiento que ha levantado muchas cejas.

De acuerdo con una nueva investigación del equipo de El Financiero, nadie sabe qué hacen los “gurús de datos” del político republicano en México. Cambridge Analytica, empresa que ha sido cuestionada en Estados Unidos por abonar a la polarización de su sociedad, no cuenta con registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para prestar servicios a partidos políticos.

¿Qué busca Cambridge Analytica en México?

Por otro lado, Arielle Karro, especialista de marketing digital que se ostentaba como jefa de operaciones de la compañía en nuestro país, ya ha borrado de internet todo registro del reclutamiento de científicos de datos para participar en la campaña presidencial. Karro había publicado ofertas laborales para extranjeros que viven en México a través Facebook.

En uno de los ejemplos mostrados por la publicación, Karro solicitaba a un diseñador gráfico para la compañía Mowisat (la oferta era de 2 mil dólares por 20 horas de trabajo). En otro post, la especialista solicitó a un jefe de campaña con “experiencia política significativa“, con dominio de los dos idiomas y posgrado para Ciudad de México, Quintana Roo, Puebla, Tabasco, Morelos, Chiapas, Guanajuato, Yucatán y Veracruz.

Según la investigación, estas dos empresas comparten oficinas. Mowisat está conformada por capital inglés y mexicano. Según su descripción, ofrecen internet en zonas marginadas del país “con fines altruistas” y también brindan “servicios de banca electrónica para comunidades rurales“.

La empresa Cambridge Analytica podría participar en el proceso electoral
Fotos: El Financiero

El reportaje reveló que el internet llegó a Tizilingo, Xochimilco, antes que la electricidad y el drenaje gracias Pig.gi y Mowisat. “No queda claro para qué, pero estos mexicanos están entregando sus datos a un consorcio nebuloso”, se dice en la pieza. Jesús Ramos, catedrático en integración de datos del ITAM, explicó que las nuevas empresas de marketing funcionan recopilando y formando perfiles psicográficos (preferencias, inclinación políticas, gustos, etcétera) con sus comunicaciones, con esos datos se dirigen mensajes a consumidores y votantes.

Y a todo esto, ¿qué contestó la empresa?

En una misiva enviada al periódico, Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica, aseguró que la compañía no está prestando servicios a partidos políticos en nuestro país y que, por lo mismo, no están dados de alta en el registro nacional de proveedores del INE. Nix escribió que Arielle Karro no ocupa el puesto de “jefa de operaciones en México” —como ella misma lo estipuló en su perfil de Linkedin— y que no desempeña ninguna labor política para la empresa.

El principal inversor de Cambridge Analytica es el empresario Robert Mercer, un gran patrocinador del Partido Republicano, exaccionista del portal Breitbart News, quien ha sido apodado “el hombre de dinero de Bannon“. La relación entre Mercer y el polémico exjefe de estrategia del gobierno de Trump fue tan cercana que este último incluso ocupó el cargo de vicepresidente de la junta directiva de la compañía.   

Comentarios