¿Bueno o malo? Oprah responde si irá por la presidencia en 2020

A Donald Trump le bastó una broma para convertirse en el presidente número 45 de Estados Unidos… y a Oprah Winfrey simplemente le bastó un poderoso discurso en la ceremonia de los Golden Globes 2018 para que la gente quisiera que fuera el próximo presidente de la nación más poderosa del mundo.

Sin embargo, y para decepción de muchos pero alegría de otros, Winfrey no irá por la presidencia en 2020, 2024 ni nunca porque simplemente “es algo que no me interesa”. En una entrevista con InStyle USA, la presentadora dijo que no está interesada en entrarle a la contienda contra Trump para las próximas elecciones. “Siempre me he sentido segura de mí misma en saber qué es lo que puedo hacer y qué es lo que no. Y esto es algo que no me interesa. No tengo la sangre para eso”.

Pero antes de que Oprah nos lo dijera, Trump ya lo sabía: “Sí, vencería a Oprah. Sería muy chistoso, la conozco muy bien. Me gusta. No creo que vaya por la presidencia”. Aunque en 1999, en un libro que el mismo Trump publicó, escribió que si él compitiera por la presidencia, seleccionaría a Oprah como contendiente porque “los americanos la respetan y la admiran por su inteligencia y bondad. Ella ha inspirado a muchas mujeres para que mejoren su vida, regresen a la escuela, aprendan a leer y sean responsables de sí mismas”.

 

Desde hace mucho que a Oprah la ven como un candidato demócrata con buenas posibilidades de triunfar y hacer algo. Así que su discurso sobre la igualdad de género y, de alguna manera, el racismo en la ceremonia pasada, no es el primer intento para convencerla de que vaya más allá de ser una celebridad y se convierta en un personaje político.

Ahora, en caso de que Oprah hubiera dicho que sí: ¿sería algo bueno para Estados Unidos? En un artículo de Vice, la respuesta es NO. “No voy a negar el poder del discurso de Oprah… ni tampoco voy a criticar su política que parece bastante progresiva… ¿Pero podríamos dejar a las celebridades simplemente ser celebridades? O para ser más específica, ¿no hemos aprendido nada de Donald Trump?”, escribió Eve Peyser.

“Trump no se equivoca con Oprah, pero ser inspirador no significa que deba ser presidente… Al igual que Trump, no tiene experiencia en la política ni una base más allá de su (increíble) persona”. Así que, tal vez, la mejor decisión sea la que la presentadora ya tomó.

Comentarios