Justicia en CDMX: detienen a ladrón 2 veces en una semana, otros libran cárcel por 15 mil pesos

Definitivamente las autoridades de la Ciudad de México tienen que hacer algo respecto a los castigos que se les imponen a los delincuentes… y las víctimas armarse de valor para continuar con las denuncias. Evidentemente la idea de ser arrestados ya no inmuta en lo más mínimo a criminales. ¿Por qué habría de? Mientras unos salen tan rápido que en menos de una semana tienen chance de repetir el mismo ilícito, otros sólo tienen que abrir un poco la chequera para librar cualquier tipo de castigo. Lo siguientes dos casos son prueba de ello.

En tan sólo una semana Ariel “N” cayó por el mismo delito: robo con violencia. De acuerdo con El Universal, este singular ejemplar de 28 años apenas el pasado 18 de enero había sido agarrado tras robar unos productos de una tienda deportivo. En esa ocasión, el buen Ariel amenazó a los empleados del lugar, para después protagonizar una pequeña persecución y ser detenido por efectivos de la SSP local.

Y bueno, aunque todo fue registrado en imágenes que circulan en redes sociales, habrá que saber qué poderoso argumento ofreció a las autoridades correspondientes, ya que, a una semana de lo ocurrido, vuelve a caer. Según reportes de la policía capitalina, esta vez Ariel utilizó un cuchillo de cocina para amenazar a una señora que caminaba por la colonia Doctores y despojarla de su celular y otras pertenencias.

¿Seguros que es el mismo? Los polis no tuvieron ningún problema para identificarlo. Su tono de voz lo delató… ah, claro, y también los diversos tatuajes que tiene en pecho, brazos y rostro. Ahora, para que mínimo se eche dos semanitas en prisión, las autoridades piden que aquellos que lo identifiquen, acudan ante las autoridades para realizar su denuncia.

¿Y pa’ qué… si de todos modos salen fácil? Es lo que podrán pensar al saber que una fiancita les bastó a dos asaltantes para evitar la cárcel. Así es, pese a haber sido encontrados culpables del delito de robo calificado y ya contar con castigos de tres años y nueve meses de prisión (además de una multa de 3 mil 477 pesos), el juez Júpiter López consideró que la pena podría ser catafixiada por el pago de una fianza de 15 mil pesos y la devolución de los objetos robados. Ahh y también la destrucción del picahielo con el que amedrentaron a los comensales del restaurante al que asaltaron. Claro, destruyendo su arma se evitará que vuelvan a delinquir.

Alan Ricardo Valdez Junco o Alan Valdez Hernández, y Rafael Antonio Ledesma Piñeira, culpables del delito de robo agravado
Foto: El Universal

¿Flaqueza de la justicia? Bueno, la decisión del buen Júpiter se basó en la consideración de que la reparación el daño causado a las víctimas (de las cuales sólo tres siguieron su denuncia) ya había sido reparado con la recuperación y devolución de los objetos robados. De acuerdo con El Universal,  la procuraduría de la CDMX tiene cinco días para apelar la decisión. Y todo bajo el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Comentarios