Estamos a dos minutos del fin mundo, según el “Reloj del Apocalipsis”

La amenaza de una guerra nuclear fue el principal argumento en que se basaron los especialistas del Boletín de Científicos Atómicos para dejar el “Reloj del Apocalipsis” a sólo dos minutos de fin del mundo. ¿Y después qué pasará?, ¿toda la humanidad desaparecerá?, ¿alguien se salvará?, ¿se puede hacer algo para detener las manecillas?

Obviamente, el avanzar del reloj es simbólico. Sin embargo, sirve para darnos una idea de qué tanto la humanidad se ha hecho daño, ya que el panel de científicos (entre los que hay 15 premios Nobel) hace avanzar las manecillas tomando en consideración los peligros y conflictos alrededor del mundo. En esta ocasión, hicieron avanzar el reloj 30 segundos debido al “fracaso del presidente Trump y otros líderes mundiales de abordar las amenazas inminentes de guerra nuclear y cambio climático”.

De acuerdo con los especialistas, este 2018 el mundo no sólo es más peligroso que el año anterior, sino que está en un punto en el que no había estado desde 1953, cuando la Guerra Fría pasaba por su momento más álgido. Como varios de ustedes seguramente ya suponen, en ese año el “Reloj del Apocalipsis” también marcaba las 23:58 horas. Cuando se alcance las 00:00, significará -simbólicamente- el fin. ¿Puede evitarse? Claro: “la humanidad ha inventado los implementos del apocalipsis; entonces puede inventar los métodos de controlarlos y, eventualmente, eliminarlos”.

El panel del Boletín de Científicos Atómicos no sólo llega y dice: “ya ven, por su culpa estamos a poco de morir”. No. También ofrece una serie de medidas que, de ser acatadas por los grandes líderes, podría hacer que el reloj no siga avanzando. Entre las ofrecidas en esta ocasión están: reducir tensiones entre EEUU y países como Corea del Norte, Irán y Rusia; además, que los ciudadanos de Estados Unidos demanden que sus autoridades tomen las medidas necesarias para revertir el cambio climático… o, de menos, que lo tomen en serio; que los gobiernos de todo el mundo redoblen esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; que la comunidad internacional establezca nuevos protocolos para erradicar el uso de tecnologías de la información como instrumento que disminuye la confianza en las instituciones, en la ciencia y en la existencia de “una realidad objetiva”. Básicamente eso, ¿fácil, no?… sobre todo cuando la mayoría de los puntos recaen en un país liderado por Donald Trump.

Como última recomendación, el panel señala que está más que comprobado que los líderes mundiales actúan cuando son presionados. Antes era en las calles, pero ahora es en las redes sociales. El ciudadano común, puede contribuir en los esfuerzos para detener el “Reloj del fin del Mundo”, utilizando internet, las redes sociales para “insistir en hechos y descartar tonterías”, exigir acciones que reduzcan la amenaza de una guerra nuclear y el cambio climático sin control. “Los ciudadanos de todo el mundo pueden usar el poder de internet para mejorar las perspectivas a largo plazo de sus hijos y nietos”.

Comentarios