Marco Antonio presenta delirium; “sano se lo llevaron, sano lo queremos”, pide padre

En la entrevista que ofrecieron a Milenio los policías encargados de la detención y “el cuidado a los derechos humanos” de Marco Antonio Sánchez, ambos dijeron estar “ya mejor” después de la preocupación que les ocasionó saber que (a quien habían madreado) el joven ya había sido localizado, luego de estar cinco días desaparecido. “Nos da gusto saber que ya se encuentra con sus familiares”, dijo uno. “Nos da mucha tranquilidad saber que este joven ya esté con sus padres (…) y que está bien, gracias a dios lo encontraron”, agregó el otro.

Pero así como los uniformados responsables de la detención del estudiante desconocen qué le habrá pasado al chavo, porque ellos lo dejaron “bien”… pues también no saben las condiciones en que fue encontrado, como para atreverse a señalar que Sánchez “ya está bien. De acuerdo con un reporte médico al que Reforma tuvo acceso, los médicos de la Secretaría de Salud que atienden al menor de 17 años, señalan que éste presenta delirium mixto secundario, el cual -según refiere el diario- es caracterizado por disminuir la capacidad de concentración, provocar pensamiento desorganizado, alteración emocional, así como pérdida de memoria.

Hay que recordar que lo que los polis -respetuosos de los derechos humanos, según- han omitido en entrevista, es que el amigo que acompañaba a Marco Antonio el día de su detención asegura que a éste uno de ellos le dio un cabezazo con su casco. En su intento de defenderse, el joven soltó una patada desde el suelo, la cual fue respondida por los dos policías que realizaron la detención. Le dieron una patiza, pues. Ya después llegaron los refuerzos, esposaron a Marco Antonio y lo subieron a la patrulla… ya lo que haya pasado a bordo de la unidad, así como en la zona en la que amablemente lo dejaron libre, quién sabe. “La situación que ellos manejan es que ya nos lo entregaron. No nos han entregado nada, porque está hospitalizado”, reclamó el padre de Marco Antonio, quien en evento realizado ayer, señaló las irregularidades cometidas por las autoridades, antes y después de la aparición de su hijo… sin dejar de reclamar los acusaciones en contra de su hijo, por supuesto consumo de drogas.

Ya que los familiares de Marco Antonio -quien presentaba un desarrollo escolar, familiar y social normal- han asegurado que no cuenta con antecedentes de enfermedades psicológicas, adicción a drogas o estrés por conflictos familiares, las causas de su actual estado se reducen. De acuerdo con El Financiero, tampoco tiene historial de cirugías, transfusiones, infecciones, algún tipo de alergia o eventos que le ocasionaran traumatismo… hasta ahora, ya que éste último, un traumatismo, pudo haber desencadenado el actual estado del joven, según señala Reforma.

“Se ha observado con soliloquios, irritabilidad, discurso desorganizado, presentando descontrol conductual, agrediendo físicamente, con la mano, en una ocasión, por lo que se acude a valoración de esta unidad. Paciente adolescente, quien cursa (sic) probable cuadro de delirium mixto, fluctuaciones en el estado de alerta, así como lenguaje desorganizado; tiene múltiples contusiones y esguince en el tobillo derecho”, apunta el cuadro delineado por personal del Hospital Psiquiátrico “Juan N. Navarro”.

Por ahora se le continúan realizando estudios y -de acuerdo con información recabada por El Financiero- se ha sugerido la administración de antipsicóticos, esto en caso de “agitación psicomotriz”. Conforme evolucione su estado, las autoridades determinarán qué tan apto es Marco Antonio para rendir declaración ante el Ministerio Público… ah, pero ya fuentes de la Procuraduría capitalina han señalado que no hay indicios de que las lesiones que presenta el menor hayan sido provocadas por el personal de la SSP que lo detuvieron en la estación del Metrobús Rosario, ehhh. Pa’ que luego no les quieran echar la bolita.