Arctic Monkeys regresa con un nuevo logo muy a la ¿Kraftwerk?

Todos sabemos que los Arctic Monkeys están de regreso y no hay mejor manera de regresar que cambiando su imagen. Y no, para que no te preocupes, Alex Turner no dejó de lado su estilo teddy boy ni nada, sino que una vez más han cambiado su logo para hacerlo, por decirlo de alguna manera, más minimalista al estilo Kraftwerk.

Con el anuncio de su regreso al participar en diversos festivales de música por todo Europa y el próximo lanzamiento del disco número seis, las dudas han comenzado a surgir como la fecha exacta del lanzamiento (si cruzamos los dedos podría ser antes del verano), si en algún momento vendrá a las “americas” y si su nuevo logo es una señal de que le entrarán a una onda más electrónica…  

Para que veas que cada vez que regresan, hacen un ligero o radical cambio de look, por acá te dejamos las cinco facetas que Arctic Monkeys ha atravesado:

Esta primera imagen que ilustraba parte de su disco debut de 2006 Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not, marcaba el principio de la historia al ritmo de “Dancing Shoes” con la voz de Turner. Ahora, lo más probable es que este disco haya marcado la adolescencia de muchas personas al sentirse un poco rebelde con canciones tan rápidas y divertidas. Y eso es lo que reflejaba el primer logo.

Un año después, la banda tenía mucho que dar y decir con Favourite Worst Nightmare y un nuevo logo que se escuchaba como “Fluorescent Adolescent”, uno de sus mayores éxitos mundiales. Por primera vez resultaba un poco más clara la mezcla de bandas que llevaban como influencia que iban desde The Libertines hasta Franz Ferdinand.

Un par de años pasaron para que llegaran con Humbug y una atmósfera mucho más oscura y stoner presente en el logo (picudo) y en canciones como “Dangerous Animals” gracias a, sin duda, la presencia de Josh Homme. Si no fuera por la voz de Turner, este disco podría ser de cualquier otra banda pero sin perder la calidad y originalidad de la banda inglesa.

El cuarto cambio atravesó dos discos distintos, Suck It And See y el más exitoso de la banda, AM. Ahora, aquí fue cuando comenzó la etapa teddy boy del vocalista que influenció, de buena manera, algunos tintes tanto de Suck It And See de 2011 y AM de 2013 en “She’s Thunderstorms” y “Do I Wanna Know?”. ¿Qué hay del logo? Si nos fijamos bien, es muy parecido a las letras icónicas de Black Sabbath.

Y ahora llega el último con la promesa de nueva música de la cual no tenemos ni idea. Como mencionamos, tiene un toque muy minimalista que nos hace recordar esa recopilación, The Catalogue, que reúne unos 30 años de la banda alemana de (verdadera) electrónica, Kraftwerk. ¿Será?

Comentarios