Confirma SAT que empresa a la que Sedesol dio 683 mdp es fantasma

A riesgo de causar irritación en cierto personaje del gobierno federal, el equipo de Animal Político vuelve a darle eco a información OFICIAL, al señalar que el Servicio de Administración Tributaria (SAT), terminó por aceptar que es “fantasma” una de las empresas que recibió cientos de millones de pesos de parte de Sedesol, esto, durante 2013 y 2014 (en épocas de Chayito Robles… nomás pa’ aclarar y Meade no amenace con demandar). De hecho, un poco tarde la clasificación, ya que desde hace cinco añotes la Auditoría Superior de la Federación (ASF) había indicado que la empresa llamada ESGER Servicios y Construcciones SA de CV como que tenía algo raro… como que era parte de un esquema de fraude. Pero bueno, más vale tarde que nunca.

Según indica el portal dirigido por Daniel Moreno, El SAT confirmó que ESGER no es más que una empresa “fachada”: no tiene instalaciones reales, activos, personal, no organizará la tamalada del día de la Candelaria… y, en resumen, nomás “simulaba operaciones comerciales” para –muy probablemente– entrarle sabroso a asuntos criminosos, tales como el desvío de recursos o la evasión de impuestos. Para ver sisícierto lo apuntado por el SAT, el equipo de Animal Político fue directo a la supuesta sede de la susodicha empresa (en la colonia Nápoles) y ¡sorpresa!: se encontró con un despacho de apenas tres metros cuadrados, donde un empleado no supo ni qué es ESGER… pero sí dijo conocer a Gerardo Casas y Esteban Cervantes, accionistas fundadores de la empresa, nomás que él los conoce como dueños de un despacho de contadores.

En la actualización de su lista negra dada a conocer el pasado 26 de enero, el SAT señala a ESGER y otras 16 empresas que habrían participado en la llamada “Estafa Maestra”, la cual -recordemos- es una atascada red que logró evaporar aproximadamente mil 190 millones de pesos del gobierno federal. De acuerdo con Animal Político, ESGER ayudó en esa transota al “desaparecer” 683 millones de pesos que servirían para la Cruzada Nacional contra el Hambre, uno de los programas más presumidos por Enrique Peña Nieto… bueno, ahora ya no tanto, pero en su momento, ahhh, cómo le encantaba.

 

Cuando Rosario Robles era su titular, la Sedesol encargó a la Universidad Autónoma de Morelos y a la Autónoma del Estado de México crear material y echar a andar proyectos para “sensibilizar” a la gente de comunidades de escasos recursos sobre el tema de la alimentación sana. Aunque el encargo lucía ideal para que investigadores de las instituciones académicas se lucieran, a las autoridades de éstas les gustó más la idea de darle la chamba a otros y, pese a que va en contra de la ley de adquisiciones, subcontrataron a 11 empresas… y éstas a su vez terminaron por beneficiar a una sola. ¿Saben cuál? Exactamente: ESGER, la cual terminó por llevarse  683 melones. A las otras empresas tampoco les fue mal: en total lograron llevarse 390 millones. Por cierto, de las 11 empresas que ayudaron a triangular el dinero, cuatro ya fueron reconocidas oficialmente como “fantasmas”, tres están siendo investigadas para ver si también las meten en la lista negra y las cuatro restantes presentan irregularidades. Así que ni preguntar qué tal ejecutaron el verdadero trabajo para el que fueron subcontratadas.