“Se vienen cosas cabronas”, exclamó “El Cuau” de cara a contienda electoral

Mientras que otros políticos gastan saliva intentando expresar su preocupación por el ambiente turbio que se pronostica prevalecerá durante y después del próximo proceso electoral… pues “El Cuau”, pa’ pronto: demostrando lo flexible que es el lenguaje (y lo escaso que es el suyo), el todavía alcalde de Cuernavaca señaló que la alianza que formó su partido (el PES), el PT y Morena “está cabrona”… más/pero/sin embargo, también se vienen cosas “muy cabronas” en las próximas elecciones. Esto último en referencia al hecho de que se tendrá que rifar contra nada menos que el hijastro de Graco Ramírez.

Ahora que AMLO ya lo destapó como precandidato de la alianza a la gubernatura de Morelos y hasta su oponente, el senador Rabindranath Salazar, ya reconoció que sí le dio vuelta en la encuesta, Cuauhtémoc Blanco se aventó una conferencia de prensa en la que vislumbró el panorama electoral al que se enfrentará. Nada parecido a una simple cascarita, como muchos aseguran: “me enfrentaré a unos monstruos. Como les he dicho, a esos personajes (Graco Ramírez y Rodrigo Gayosso) les quité el sistema porque yo no entro en el juego de ellos. Yo no me vendo con nadie ni con nada. Ya lo he dicho muchas veces”, señaló el examericanista.

Aunque en su época como futbolista se atrevió a decir que su llegada a la liga española era para coronarse campeón (y obvio todo mundo dijo “no ma%&/es), ahora que el camino a la gubernatura morelense pinta más papita, El Cuau baja sus expectativas y señala que -según- su principal meta no es llegar al poder… sino evitar que Rodrigo Gayosso Cepeda (hijastro de Graco) se convierta en gobernador. “Aquí tenemos una meta todos: que no llegue el descerebrado. Nada más. Es una persona enferma que le ha hecho mucho daño a la gente”.

Contrario a la postura de AMLO de fumar la pipa de la paz con medio mundo incluidos EPN y Salinas), El Cuau señaló que, de llegar a la gubernatura, el sí ya tiene planes nada amigables para ex y actuales funcionarios morelenses. “No hay tregua. La gente que ha hecho mal la tiene que pagar. Son capaces de muchas cosas. Mucho cuidado, porque son personas enfermas que quieren seguir en el poder y tienen cola que les pisen”, señaló el hombre que libró su destitución como alcalde, tras haber sido acusado de, entre otros asuntos, falsificar documentación oficial.

Por el momento Blanco no ha anunciado cuándo solicitará licencia… ni si, en caso de que no logre hacer el chapulinesco salto a la gubernatura, regresará a ocupar el cargo para el que inicialmente fue electo. Detallitos.

Comentarios