Senadores de EEUU piden que Tillerson ofrezca ayuda a México contra posible injerencia rusa en elecciones

Esos rusos andan con todo: Cataluña, Francia, Alemania, Suecia, Reino Unido, Estados Unidos, México y, ahora, gran parte de Latinoamérica… en todas partes hay señalamientos contra ellos por intentar influir en procesos políticos. Y nadie hace nada porque nomás no hay pruebas contundentes.

De acuerdo con CBS, debido a “diferentes reportes” que apuntan a que Rusia está utilizando tecnología sofisticada para meter su cucharota en elecciones de diferentes países, senadores bipartidistas mandaron una carta al secretario de Estado, Rex Tillerson, para que en su próxima visita a México, se pronuncie al respecto. “Al prepararse para partir a México, le escribimos para instarle a que eleve la importancia de sistemas fuertes e independientes en México y en América Latina en general”, señala la misiva firmada por los senadores Bob Menendez y Marco Rubio.

Además de pedir que Tillerson dé validez a las acusaciones contra el Kremlin, los senadores sugieren que el secretario de Estado se vista de héroe y ponga a disposición del gobierno mexicano (y de otros países latinoamericanos) la ayuda de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la cual tiene como objetivos acabar con la pobreza extrema y “promover el desarrollo de sociedades libres, pacíficas y autosuficientes con gobiernos efectivos y legítimos”.

A horas de que inicie la gira que emprenderá por el sur del continente (con la primera parada en México), Tillerson no ha emitido opinión sobre el llamado de Menendez y Rubio. Sin embargo, la carta de los senadores ha servido para que en territorio nacional nuevamente se encienda la alarma por el supuesto interés de Rusia en las elecciones presidenciales de México.

Sin embargo, se antoja difícil que Tillerson se prenuncie al respecto… y si lo hace, que México acepte la ayuda estadounidense. ¿Por qué? Porque hacerlo implicaría aceptar que el sistema electoral mexicano (con todo y gastos majaderos del INE) está por los suelos: Menendez y Rubio le echaron mucha crema a su alerta y señalaron que “los sistemas electorales débiles pueden ser fácilmente explotados y manipulados por actores maliciosos como Rusia. Por lo tanto, creemos que es fundamental que la USAID continúe desempeñando un papel activo en el suministro de asistencia técnica, educación y capacitación para apoyar los esfuerzos de los países para fortalecer los sistemas electorales”.

Y ahora buscan desestabilizar en Colombia…

El país en el que ahora -supuestamente- Rusia ha decidido influir políticamente es Colombia. De acuerdo con la subdirectora del site de RT, Inna Afinoguénova, este nuevo rumor tiene su raíz en declaraciones del exsubsecretario de Defensa de Estados Unidos, Frank Mora, quien aseguró a medios colombianos que -con base en monitoreos- ha detectado que en Colombia, Costa Rica y Brasil (todos países próximos a celebrar elecciones) “se están utilizando las redes sociales para generar desconfianza y confusión entre el electorado”.

Ya que Mora acusa que Rusia es una de las causantes del desinterés que el electorado de Colombia tiene por los próximos comicios, Afinoguénova hace referencia a un artículo publicado en RT en el que un estudio sugiere que la desconfianza que los habitantes sienten por la democracia no es tanto por la mano rusa… sino porque “no creen que puedan cambiar algo en su país con un simple voto (…) se trata de uno de los países más desiguales de Latinoamérica, en el que decenas de niños mueren de hambre cada año, en el que se asesinan sistemáticamente a los líderes comunitarios, con una tasa de paro juvenil altísima”. ¿Será? No, imposible que por eso la gente no quiera votar (como ejemplo, México). “Por suerte  está el exsubsecretario de Defensa de Estados Unidos para arreglar este desastre de información y convencernos de que Colombia tiene una democracia ejemplar (…) y que el único problema que tiene ahora es la posibilidad de que Rusia vaya a intervenir y generar confusión”, remata jocosamente Afinoguénova.
Comentarios