La venganza de Trump contra el Rusiagate

ACTUALIZACIÓN

El presidente Donald Trump ya autorizó la desclasificación del informe republicano.

Las tensiones entre el FBI y Donald Trump han llegado a un nuevo nivel 😱

Los republicanos del Comité de Inteligencia elaboraron un informe secreto que atribuye al FBI y altos cargos del Departamento de Justicia la manipulación de datos para seguir investigando los vínculos de Trump con Rusia.

El director del FBI, Christopher Wray, pidió a Trump no publicar esta grave acusación por las omisiones y falsedades del documento. De acuerdo con El País, el contenido filtrado por sus autores revela que el FBI ocultó en 2016 datos básicos al juez para obtener la orden que les permitió espiar al millonario Carter Page, uno de los asesores de campaña de Trump.

Ya preparado el golpe, el Comité de Inteligencia, con mayoría republicana, votó por difundir el documento y el presidente, quien es el único que puede vetarlo, dijo tras el discurso del estado de la Unión que estaba de acuerdo con sacarlo a la luz.

Aquí les dejamos un breve recuento de lo que ha llevado al Rusiagate hasta este punto 👉🏻

The Washington Post reveló, en diciembre de 2016, que el gobierno de Rusia intervino en las elecciones que dieron por ganador al entonces candidato Donald Trump. Esta supuesta injerencia consistió, según la Agencia Central de Inteligencia (CIA), en hackear correos del Partido Demócrata y del Partido Republicano para luego filtrar a Wikileaks  solamente lo hallado en el equipo de la oponente Hillary Clinton. De esta manera se buscó el triunfo del candidato republicano.

Foto: Reuters

Con esto el gobierno de Barack Obama, que estaba a punto de salir,  preparó sanciones económicas y diplomáticas en contra de Rusia, las cuales fueron aprobadas el 29 de diciembre. Expulsaron a diplomáticos, sancionaron a agencias de Inteligencia y congelaron bienes prohibiendo el ingreso a Estados Unidos de empresas que habrían apoyado el hackeo.

Lo que siguió fue la renuncia de Michael Flynn, quien fuera asesor de Seguridad Nacional del recién empezado gobierno de Trump, por admitir haber conversado sobre las sanciones a los ciberataques con el embajador ruso en Washington y haberle mentido al vicepresidente Mike Pence sobre el contenido de los diálogos.

Una vez que iniciaron las investigaciones del FBI, James Comey, entonces director, fue despedido por Trump al no hacer caso a la advertencia del presidente norteamericano de dejar el caso. Describió bajo juramento ante el Senado todo lo que hizo Trump para tratar de frenar las indagaciones y agregó que todo lo que habían dicho desde el gobierno hasta el momento eran “mentiras puras y llanas”.

Foto: Excelsior

Hasta el yerno está implicadoJared Kushner, por haberse reunido con el embajador Sergey Kislyak y el banquero Serguei Gorkov, lo que no se sabe es de qué hablaron.

Foto: Reuters

Incluso el exjefe de campaña, Paul Manafort, se entregó a las autoridades para cumplir una orden de arresto con el fin de declarar por la supuesta injerencia rusa. Trump tachó toda la investigación de Robert Mueller, fiscal especial a cargo del Rusiagate (a quien ya intentó despedir) como una “cacería de brujas”

Foto: CNBC / Paul Manafort

Recientemente renunció Andrew McCabe, el Deputy Director del FBI. De acuerdo a The Guardian, su renuncia poco antes de su retiro apareció mientras las investigaciones del FBI se acercan cada vez más a Donald Trump. Esto al haber sido acusado por el presidente y los republicanos de actuar como un submarino de los demócratas para mantener artificialmente con vida la investigación.

Y si el informe de los republicanos se publica, la siguiente cabeza en caer podría ser la de Christopher Wray, actual director del FBI. 

Foto: Washington Examiner