Reaparece César Duarte… para también denunciar a Corral ante la Fepade

De los creadores de “¿En serio el PRI va a denunciar uso indebido de recursos públicos?” llega otra electrizante demanda que muchos podrán relacionar con eso que llaman “cinismo”. Luego de conocerse que el tricolor decidió tomar medidas contra el gobernador de Chihuahua, a la causa se ha sumado el exmandatario prófugo de la justicia, César Duarte, quien desde Estados Unidos le encargó a su abogado que lo subiera a ese tren y, además, añadiera otros cargos.

De acuerdo con Reforma, desde el pasado 24 de enero el susodicho presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) muy similar a la que interpuso su partido, con la variante de que él no mete en el asunto al precandidato presidencial Ricardo Anaya (no tanto, más bien). Para el “exgober”, la Caravana por la Dignidad que encabeza el actual administrador chihuahuense, Javier Corral, no es una protesta contra el gobierno federal, sino un movimiento que busca perjudicarlo y, claro, dañar el camino de José Antonio Meade a la presidencia… y ya, de pasadita, “incidir y favorecer” al precandidato panista, Ricardo Anaya.

Para sostener su acusación, el priista señala que Corral ha metido su mano en la bolsa del Estado para el pago de anuncios espectaculares en los que pide a EPN su extradición. Además, acusa que el gobernador utiliza cuentas de la Secretaría de Hacienda de Chihuahua para recibir donativos y, con ellos, financiar su Caravana. Por otra parte, pide poner atención en los vehículos que el panista utiliza en su cruzada, ya que se trata de transporte asignado para el uso exclusivo de servidores públicos en Chihuahua.

Con todos los elementos mencionados -tomados de textos periodísticos y mensajes en redes sociales- la defensa de Duarte solicitó que se proceda contra Corral por peculado a nivel federal y, en el caso de la Fepade, revisar si no está incurriendo en proselitismo ilegal a favor del PAN. Ya si es chicle y pega, también se exige que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de a conocer los informes de las cuentas del Estado, para demostrar que Corral está juntando el dinero del erario con las donaciones de particulares.

Recordemos que todo este asunto nació porque Javier Corral acusó a la administración de Enrique Peña Nieto de retener financiamiento para su entidad, esto como represalia por las investigaciones que su gobierno realiza contra el exmandatario César Duarte. Aunque éstas ya se desarrollaban desde hace tiempo, el elemento que detonó la ola de acusaciones fue la detención del exsecretario general del PRI, Alejandro Gutiérrez, quien es señalado como operador financiero de triangulaciones de recursos federales que -supuestamente- fueron a caer en las campañas electorales del PRI… y bueno, de ahí toda una serie de señalamientos de ambas partes e, incluso, de parte de José Antonio Meade, quien sin muchos elementos, pero sí harta enjundia, se aventó a señalar a Corral de “torturador”. Y mientras tanto, César Duarte nomás no es extraditado.

Comentarios