AMLO designa a Ebrard y Monreal como parte de su equipo “cazamapaches”

En el sistema de justicia electoral, las ofensas que tiene que ver con los votos se consideran especialmente perversas. En Morena, los elegidos por AMLO que investigan esos terribles delitos son miembros de un escuadrón de elite conocido como “cazamapaches”. Pam , pam.

Como ya se había contemplado, Marcelo Ebrard regresa a la política mexicana… pero no en su modalidad de candidato, sino como parte del equipo que el preabanderado presidencial de Morena ha designado para evitar que otra vez se lo vuelvan a chamaquear con los votos… como “dice” que ha ocurrido en las pasadas elecciones. Junto con el exjefe del gobierno capitalino, el dream team antifraude electoral lo compone Ricardo Monreal, Julio Scherer Ibarra, Rabindranath Salazar y Bertha Luján. Todos considerados desde ahora como “coordinadores territoriales”.

¿Y qué, de que la van a girar o cómo? Ah pues cada uno de estos flamantes personajes será enviado a una de las circunscripciones electorales del país, con el objetivo de construir una estructura de defensa del voto. Andar de “cazamapaches”, pues. ¿¿?? Ah, ok. “Mapache”: dícese de aquellas personas que se encargan de la logística para ejecutar mañosas estrategias para alterar resultados electorales, tales como el “acarreo”, “el ratón loco”, “la urna embarazada”, “las carnitas”, “el carrusel”, “la mesa que más aplauda”, “el tamalito”, “la caída del sistema”, por mencionar sólo algunas.

De acuerdo con Proceso, el carnal Marcelo se hará cargo de la aguerrida circunscripción que comprende los estados de Nayarit, Sinaloa, Sonora, Durango, Chihuahua y la península de Baja California… aunque él estará operando desde Jalisco. Por su parte, Monreal se encargará de echarle ojo a Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas; a Rabindranath Salazar le tocó la CDMX, Puebla, Tlaxcala, Morelos e Hidalgo, y a Bertha Luján “nomás” el Estado de México (que es casi como un país entero) y Michoacán.

Claro que de todo esto la noticia no es la conformación del escuadrón “antimapache”, sino el regreso de Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal. Bueno, más del primero, que andaba desaparecido desde que terminó su cargo como jefe capitalino, dejando tras de sí varios señalamientos por las irregularidades detectadas en la construcción de la Línea 12 del Metro. Sin embargo, después de mucho escrutinio, se determinó que Ebrard no tiene ningún pendiente con la justicia.

En lo que respecta a Monreal, su incorporación al equipo de López Obrador también sorprendió, ya muchos consideraban distanciado del movimiento, luego de que se le negó la candidatura para la Ciudad de Mexico. Casi mismo caso que Salazar, quien perdió su chance de ir por la gubernatura de Morelos frente a Cuauhtémoc Blanco.