Ironías de la vida: Homenajean a Woody Allen en la gala más feminista de los premios Goya

Woody & Woody, un cortometraje con guion de Laura Gost y dirección de Jaume Carrió, se llevó el premio a “mejor corto animado”, en los premios Goya de este año. El corto, que dura doce minutos, retrata un diálogo entre un dibujo de Woody Allen de 45 años y su alter ego de 80. Ambos están sentados en la barra de un bar y platican sobre el miedo a morir, las manías por los gérmenes y sus divorcios mientras escuchan jazz.

A pesar de las acusaciones de abuso sexual contra su hija adoptiva Dylan Farrow, por las cuales fue juzgado y declarado “no culpable” en los años noventa, o de ser señalado por saber sobre los abusos que el cineasta Harvey Weinstein realizó a cientos de mujeres en la industria de Hollywood, la guionista del corto, Laura, le echó flores a Allen en su discurso al recibir el premio, afirmando que hay “una certeza sobre el protagonista de esta historia y es que es un verdadero genio y un autor imprescindible en la historia del cine”.

Obviamente muchas personas en las redes sociales no lo han tomado nada bien, pues supuestamente la gala de los premios Goya de este año se uniría al movimiento feminista de la industria, como en su momento lo hicieron los Grammy al llevar rosas blancas o los Globos de Oro, con vestimentas de color negro. Sólo que en esta gala, las mujeres portarían un abanico de color rojo para pedir más igualdad de género en el mundo del cine español.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios