La presión inmobiliaria sobre CU

Por Adrián Montemayor

 

Ciudad Universitaria es un icono de nuestro país. El Campus Central de la máxima casa de estudios representa una joya arquitectónica modernista. Sus edificios, espacios públicos y obras de arte fueron declarados desde 2007 por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad, sin embargo, la irresponsabilidad de las autoridades y de las inmobiliarias capitalinas pone en peligro esta categoría mundial de protección. La construcción del mega-desarrollo inmobiliario BeGrand Universidad pone en peligro el estatus de conservación del Campus Central.

A los vecinos de Copilco les sorprendió cuando en meses pasados cerró el Superama que por décadas ocupó un espacio frente a CU sobre Eje 10. Tras una rápida demolición, las vallas que protegen el predio se vistieron con imágenes de grandes torres y el logo de la inmobiliaria que las construye: BeGrand. Las imágenes de los edificios fueron suficiente para alarmar a la comunidad: dos torres de alrededor de 25 pisos, con cerca de 600 unidades de departamentos en una zona que sufre congestión, falta de agua y violaciones al uso de suelo por parte de giros negros. Preocupa especialmente la altura de las torres que rompería con el paisaje de la Biblioteca Central de la UNAM, la cual se ubica a sólo 400 metros de la construcción.

El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO declaró el Campus Central de CU como patrimonio cultural de la humanidad porque “Su urbanismo y arquitectura … constituyen un ejemplo extraordinario de la aplicación de los principios del modernismo del s.XX unidos con características de la tradición mexicana prehispánica. El conjunto se convirtió en uno de los iconos del urbanismo moderno en Latinoamérica, reconocido a nivel internacional”.   

Como parte de la declaratoria, el Estado mexicano debe conservar los componentes físicos esenciales: diseño urbano, edificaciones, espacios abiertos, diseño de paisaje y obras de arte. De igual manera, y como parte esencial de la protección de todo patrimonio de la humanidad, se designaron cuatro zonas de amortiguamiento para proteger al campus de las presiones urbanas: 1) Reserva Ecológica del Pedregal; 2) Los terrenos de CU fuera del Campus Central (nivel 1); 3) Una zona con un límite de construcción de dos pisos (nivel 2) y; 4) Una con un límite de 3 pisos (nivel 3).

Amortiguamiento CU
UNESCO/Mapa de zonas de amortiguamiento.
Verde) Reserva Ecológica del Pedregal; Amarillo) Los terrenos de CU fuera del Campus Central (nivel 1); Naranja) Una zona con un límite de construcción de dos pisos (nivel 2) y; Azul) Una con un límite de 3 pisos (nivel 3).

Como parte de la nominación, el gobierno local de ese entonces -Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno y Heberto Castillo como delegado de Coyoacán- se comprometió a respetar esas zonas de amortiguamiento para salvaguardar el sitio. Además, el Estado Mexicano, como parte de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO, debe garantizar la protección de la integridad y autenticidad del patrimonio, incluyendo las zonas de amortiguamiento. Diversas dependencias federales deben monitorear la situación y la vigilancia de la Convención, entre ellas la Cancillería a través de la Subsecretaria de Asuntos Multilaterales y DDHH; la Secretaria de Cultura, con la  Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural y el INAH.

La comunidad universitaria no se ha quedado de brazos cruzados. Las autoridades responsables de la gestión del patrimonio y diversos consejeros de la UNAM han levantado la voz ante el Rector, Enrique Graue Wiechers, para que la Universidad tome cartas en el asunto. Ante el Consejo Universitario, el rector instruyó a la abogada general, Mónica González Contró, a iniciar un juicio de amparo para detener la construcción de las torres, que ya se encuentran en proceso de cimentación y cuyas unidades ya están en preventa.

Al respecto, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, declaró que “La ciudad no va a avalar nada que sea ilegal, (…) no se va a avalar nada (de construcciones ilegales). No se puede. No se podría. Claro que, si hay un amparo y si hay una protección federal que nos obligue a hacer o dejar de hacer, sería incumplimiento de sentencia”. Esta declaración parece problemática pues vislumbra una falta de voluntad por proteger activamente nuestro patrimonio cultural material. Además, Mancera aceptó que no se ha tenido acercamiento ni coordinación con la Rectoría de la Universidad.

BeGrand es filial de Grupo Inmobiliario Carr (antes Impulsora de Destinos Urbanos (IDU)) , y según El Economista actualmente “desarrolla 17 proyectos [que representan] 7,167 departamentos para venta. El valor estimado asciende a 41,458 millones de pesos”.  Por el momento, la construcción y venta del desarrollo sigue en marcha, pues el amparo de la UNAM es en contra de las autoridades delegacionales quienes avalaron el proyecto.

Los grupos vecinales de la zona, quienes ya han luchado contra proyectos como el helipuerto de Grupo Imagen, son quienes abanderan la lucha contra el mega-desarrollo. Diversos colectivos y comités vecinales, en particular los órganos de representación del Barrio Oxtopulco, Copilco el Bajo, Barrio de Niño Jesús y el Pueblo Los Reyes, entre otros, han solicitado, incluso antes que la UNAM, audiencia ante la Jefatura de Gobierno para que se proteja la zona de amortiguamiento. Los colectivos no están en contra de todas las construcciones, están en contra de no ser considerados en la aprobación de edificios que afecten sus comunidades, la prestación de servicios y el tránsito en la zona.

Estamos a tiempo de frenar esta construcción, esta vez las alarmas sonaron a tiempo. No podemos repetir la indiferencia que permitió la construcción del Edificio H de la FCPyS que perturbó el paisaje del Espacio Escultórico. Debemos presionar al Rector y el Jefe de Gobierno para que coordinen una estrategia legal que detenga el mega desarrollo y proteja las zonas de amortiguamiento a las que están obligados por normativa internacional. No podemos seguir dejando que las inmobiliarias hagan lo que plazcan con nuestra ciudad.

***

Adrián Montemayor es miembro de Wikipolítica CDMX, una organización política sin filiaciones partidistas.

Facebook: WikipoliticaCDMX

Twitter: @wikipoliticacmx | @montemx

Notas relacionadas

Comentarios