Nostalgia noventera presenta: el amor incondicional a Friends

Por: Daniela Benassini

A una semana de San Valentín, lo único que vemos a nuestro alrededor son corazones rojos, parejitas enamoradas y cientos de recomendaciones para sobrellevar el día más comercial del año, sin embargo, no muchos hablan de la amistad. Es por esto que decidí darle un giro de nostalgia noventera recordando el mejor sitcom de los últimos tiempos, obviamente estoy hablando de Friends.

A pesar que últimamente está en boca de todos por un “supuesto reencuentro” que jamás pasará y por los comentarios de los millennials tachándola de sexista, esta inolvidable serie quedará plasmada en los corazones de todos los que crecimos con ella por la envidiable relación de seis amigos viviendo sus ordinarias vidas en Nueva York.

¿Quién no soñó con vivir en el departamento de Monica, o tomar una taza de café en Central Perk? ¿O tal vez saber todos los mensajes del pizarrón del departamento de Joey y Chandler? Durante los 236 capítulos que duró la serie, la amistad de estos 6 siguió intacta. Claro, 10 temporadas después, es visible que se acumulen grandes errores de continuidad en la trama, como el número de la puerta de casa de Monica que estaba señalizado con el número 5 para después cambiarlo al 20. ¿O también se acuerdan del beso entre Rachel y Chandler como flashback en la última temporada, pero en el piloto se conocen por primera vez?

Pero esto es lo de menos, podemos buscar sinfín de pequeños errores, sin embargo no olvidemos que en las diez temporadas hay mínimos escenarios exteriores, casi todo transcurre en los departamentos de los amigos y claro, en su lugar favorito Central Perk.

Los GRANDES personajes secundarios son geniales; Janice, Gunther o Mike Hannigan (Paul Rudd) quien despegó su carrera siendo novio de Phoebe. ¿Y qué decir de las apariciones especiales? Es imposible mencionar a todos los artistas famosos que tuvieron un pequeño papel en la serie, mis favoritos sin duda fueron Alec Baldwin Reese Whiterspoon y Brad Pitt, éste en una cena de Thanksgiving, uno de mis capítulos favoritos.

Friends nos dejó tantas risas, frases y buenos chistes, pero en la serie hay épicos momentos donde expresan su amistad el uno con el otro. La relación entre Joey y Chandler, en mi opinión una de las más fuerte de los seis, es el claro ejemplo. En toda la carrera de actuación de Joey, Chandler siempre lo apoyó pagándole cursos y ensayando con él, son LA MANCUERNA en toda la serie, aún separados, no pueden estar el uno sin el otro, es como el “final de una era.”

Como buenos amigos, en los momentos más tristes siempre están el uno con el otro, jamás dejan de apoyarse como cuando Ross y Rachel terminaron, una de las escenas más tristes de la televisión:

Friends siempre va a estar para reconfortarnos el corazón y hacernos reír con los mismos chistes que ya nos sabemos de memoria pero que jamás nos cansamos de escuchar. Pueden existir cientos de sitcoms pero jamás va a llenar el amor que Friends le dio a más de una generación.

Comentarios