En Veracruz, detienen a policías y exmandos de la SSP por desapariciones forzadas

Luego de que ya quedó muy aclarado (sí, ¿verdad?) que en la CDMX los polis no desaparecen a jóvenes detenidos sin razón aparente, en Veracruz no pueden presumir lo mismo. Apenas ayer se llevó la detención de 19 nada honorables miembros y exintegrantes de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, quienes estarían involucrados en la desaparición de por lo menos 15 personas.

De acuerdo con Aristegui Noticias, del total de detenidos cuatro son exmandos que fungieron en tiempos de Javier Duarte: Roberto González, exdirector general de la Fuerza Civil; José López, comandante Black, quien era comandante de la Fuerza Especial… más Arturo Bermúdez Zurita, extitular de la SSP y José Óscar Sánchez, exdirector de Prevención y Reinserción Social del estado, quienes ya estaban entambados, pero ahora se les adjudica el delito de desaparición forzada.

Los otros 15 servidores públicos eran parte del personal operativo de la SSP y comenzaron a ser investigados al inicio de la era de Miguel Ángel Yunes. Aunque todavía estaban en funciones, sólo era para hacer la finta y evitar que se dieran a la fuga, señala el site de la periodista. Y ahí no para el asunto, ya que quien en la pasada administración cumplía -supuestamente- las funciones de subsecretario de Seguridad Pública, José Nabor Ortega, tiene una orden de aprehensión en su contra e incluso se ofrece una recompensa por su cabeza (metafóricamente, ya que sólo se piden datos para que sea capturado).

Luego del quemón que esto representa para la Seguridad Pública jarocha, el gobernador Yunes pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE)  que las investigaciones contra los fulanos involucrados no se detenga, esto con el objetivo de seguir acumulando información para proceder contra ellos. Que “nunca salgan de prisión”, clamó mientras cerraba el puño y se le marcaba la vena de la sien, esto en mensaje transmitido por Radio Televisión de Veracruz.

Ok, lo último no… pero sí aprovechó para resaltar que las detenciones se lograron “pese a las críticas” que se han vertido contra el fiscal del Estado, Jorge Winckler. “Mientras lo criticaban injustamente (en alusión a Colectivos de Desaparecidos y prensa), el fiscal trabajaba para acreditar que policías y malos mandos privaron de la libertad y del derecho a vivir a muchas personas”, dijo, limpiándose una lagrimita… bueno tampoco, pero sí adelantó que próximamente habrá más resultados. “Hemos dado un gran paso para el restablecimiento del estado de derecho, este gobierno no está al servicio de delincuentes”, remató.