Jill Messick, exrepresentante de Rose McGowan, se suicida

La productora Jill Messick, quien fue exrepresentante de Rose McGowan, se suicidó el pasado miércoles según ha informado su familia. Messick, de 50 años, luchó durante años contra la depresión y el trastorno bipolar, padecimientos que se agravaron al verse envuelta en el escándalo contra el productor Harvey Weinstein.

‘Weinstein’, el documental que la BBC prepara sobre la caída del productor en Hollywood
Getty Images

Primero McGowan declaró que Jill le dio la espalda cuando le confesó sobre el abuso que había sufrido por parte del productor, y que además se fue a trabajar con él aun sabiendo todo lo que le hizo. La versión de Messick siempre fue que ella fue la primera en apoyar a la actriz cuando supo del ataque sexual que sufrió y avisó a sus jefes para que tomaran cartas en el asunto.

Después acaparó más la atención cuando los abogados de Harvey Weinstein sacaron a la luz uno correo en el que Rose McGowan le confesó a Messick que el encuentro con el productor fue “consensuado”, pero que después lo lamentó. Sus familiares aseguraron a través de un comunicado que toda la atención mediática que la productora recibió después de esas acusaciones fueron las que acabaron con su vida:

“Ver su nombre en los titulares una y otra vez,  junto con el desesperado intento de Harvey de reivindicarse a sí mismo, fue devastador. . . Rompió a Jill, que estaba empezando a recuperar su vida. Lo que hace que las imprecisas acusaciones e insinuaciones de Rose contra Jill sean irónicas. Fue ella la primera persona que se puso de pie en nombre de Rose y alertó a sus jefes sobre la horrible experiencia que ellla sufrió. Las palabras importan. La vida de alguien puede depender de eso “.

Getty

Jill Messick era madre de dos hijos. Trabajó como agente de McGowan en 1997, el año en el que la actriz asegura fue violada por Weinstein mientras ambos estaban en un jacuzzi en el Festival de Cine de Sundance. Después Messick se fue a trabajar a la empresa de Harvey WeinsteinMiramax, hasta 2003 produciendo She’s All That y Frida (2002),película protagonizada por Salma Hayek. quien a través de su cuenta de Instagram lamentó el fallecimiento de Jill.

 

I am deeply saddened by the loss of Jill Messick. Jill was Frida’s executive at Miramax. She always navigated the frustrating and hostile environment of Miramax with grace and elegance. She became my ally and my friend. In the many years we worked together I witnessed her professionalism wile being pregnant, a mother and through incredible pressure. She was a girl’s girl and a romantic when it came to fighting for the underdog. I will forever be grateful for her support and kindness. My heart is with her husband Kevin, her precious children Jackson and Ava and her friends and family, that like me cherish her memory. May she Rest In Peace #RestInPeace #JillMessick #SarahGreen

Una publicación compartida de Salma Hayek Pinault (@salmahayek) el