Cuando el partido está tan aburrido, que los equipos juegan a otra cosa por Twitter

La semana pasada, el partido entre Borussia Mönchengladbach y Red Bull Leipzig estuvo para ayudar a dormirse a los insomnes, durante 89 minutos no hubo gol, sólo hicieron un cambio y lo que más existió fueron las faltas y por tanto las tarjetas amarillas, por ello, tras 80 minutos las cuentas en inglés de ambos equipos se retaron a un duelo de gato.

Primero abrió el Gladbach con un tiro a la esquina inferior izquierda, a lo que Leipzig respondió con un tiro al centro.

Los minutos pasaban y el tiempo ya era un factor, por lo que el Borussia disparó raso al centro, pero fue bloqueado por un lanzamiento por debajo a la esquina de la derecha.

Se empezaba a poner competitivo, por lo que el Gladbach tiró al ángulo superior izquierdo en busca del gane, pero nuevamente fue bloqueado por un disparo a media altura del Leipzig, pegado a la izquierda.

De vuelta a las andadas, ya cerca del minuto final, los de Mönchengladbach (por el puro gusto de escribirlo), bloquearon de regreso a los Toros Rojos con un tiro a media altura, ahora a la derecha, a lo que estos respondieron con un tiro elevado al centro, aunque ya todo estaba perdido y el empate era inminente.

Ah sí y al minuto 89, anotó Ademola Lookman para el Leipzig y les dio el triunfo, con lo que se hicieron con 3 puntos para mantener su distancia con Bayern a tan sólo 15 puntos y arruinar el trolleo del Bayer Leverkusen, que ya se creía segundo lugar con el empate.