Y el Sci-Tech Award es para… porque el cine también premia la tecnología y la ciencia

Dos semanas antes de que se celebren los Oscar, se lleva a cabo una ceremonia, poco conocida, que premia y honra la participación de la ciencia y la tecnología en el mundo del cine desde ¡1931!, es decir, desde la cuarta edición de los premios de la Academia.

Este año, para no perder esa bonita y necesaria costumbre, los Scientific & Technical Awards premiaron a los pioneros de las áreas que han hecho de la industria del cine un mundo aún más mágico, fantástico y artístico. Anoche se llevó a cabo esta ceremonia con Sir Patrick Stewart como el presentador, sumándose a una larga lista de celebridades que han precedido esta ceremonia como Charlize Theron, Scarlett Johansson, Helen Hunt y más.

Los Sci-Tech Awards, a pesar de formar parte de la Academia, se celebran aparte para darle mayor atención a la ciencia y la tecnología y, además, para diferenciarse de las dos categorías de los Oscar como Mejor Película y Mejor Corto Animado. Ahora bien, esta ceremonia, para no entrar en detalles que pocos entendemos, premia las cuestiones técnicas que van más allá de la palabra “efecto visual” o “animación”.

Existen tres niveles o categorías distintas. La primera, el premio Logro Técnico (certificado), distingue la ingeniería, arquitectura, animación, diseño original e implementación de sistemas que permitan crear criaturas detalladas, este se lo llevó Industrial Light & Magic. El sistema de animación de alto desempeño fue para Dream Works Animation, y el sistema de animación de modelos geométricos fue para Pixar Animation Studios.

El premio de Ciencia e Ingeniería (placa de bronce) para la idea, diseño, ingeniería e implementación del sistema de cámaras como el Shotover K1; los efectos visuales Houdini y el sistema de animación; la arquitectura de los sistemas compuestos para procesar imágenes; diseño de un sistema electrónico a prueba de agua para largos movimientos de la cámara en el agua (incluso la salada).

El premio de la Academia a la Excelencia (Merit), entregado como una estatuilla, se lo dieron a Mark Elendt y el Side Effect Software que permitieron los avances de los efectos visuales Houdini y el sistema de animación (utilizados para Guardianes de la Galaxia Vol 2, nominada a un Oscar por Mejor Efectos Especiales). Elendt dijo, citando a William DeMille, director y cofundador de la USC Film School: “Si no ponemos a la ciencia primero, no habrá arte”.

El premio Gordon E. Sawyer se le da a las personas que han contribuido con avances tecnológicos. Este año se lo llevó Jonathan Erland, quien es mayormente conocido por su trabajo en los escenarios a escala para Industrial Light & Magic empleados en Star Wars de 1977, y Apogee para Star Trek: The Motion Picture del 79.