L´Oréal cultiva piel humana para evitar la experimentación con animales

La bióloga Pascale Mora, directora de comunicación científica de L’Oréal, la mayor empresa de cosméticos del mundo, aseguró para el diario El País que en 2010 desarrollaron piel asiática, en el laboratorio de Episkin, en Lyon, Francia, porque para el mercado chino es muy importante testar los productos en piel asiática, no en piel caucásica. Asegura que desarrollaron este método como alternativa a la experimentación con animales. 

La piel se cultiva a partir de donaciones de pacientes de hospitales cercanos y cada año L’Oréal fabrica entre 100 mil y 130 mil unidades de piel humana.

Foto: El País

Todo esto surge porque recientemente organizaciones animalistas han denunciado que algunos laboratorios en China aún tienen a miles de animales realizando experimentos en la piel y ojos para descartar alergias y efectos irritantes, a pesar de que este acto fue prohibido en 2015 por la Unión Europea. 

Gracias a las investigaciones el gobierno de China ha comenzado a trabajar para desarrollar infraestructuras y conocimiento en métodos alternativos para apoyar futuros cambios en la regulación del país sobre la participación de animales en experimentos.

Hace más de 23 años, la BUAV (British Union for the Abolition of Vivisection) y la organización Cruelty-Free International, con el apoyo de The Body Shop y AnimaNaturalis crearon una campaña con el fin de ejercer presión a las autoridades políticas para lograr el fin de los experimentos en animales para la industria cosmética, además de contar con el apoyo de celebridades que donaran su imagen para apoyar la campaña.

Gracias a eso el 30 de enero de 2013 la Unión Europea resolvió prohibir definitivamente los test en animales, es decir que a partir del 11 de marzo de ese año cualquier empresa que deseara vender nuevos productos e ingredientes cosméticos no puede probarlos en animales en ninguna parte del mundo. Esta prohibición afectó a todos los cosméticos incluyendo artículos de aseo y productos de belleza desde jabón hasta pasta de dientes. 

Sin embargo de acuerdo con un artículo publicado por la organización animalista Humane Society International, al menos unos 375 mil conejos, cobayas y otros animales son usados cada año en China para comprobar la seguridad de los cosméticos.

Es por eso que nuevamente The Body Shop y Cruelty Free International han reclamado a la ONU ponerle fin a esto ya que el 80% de los países del mundo no cuenta con leyes que lo prohiban. 

Por eso animan a “todas las empresas libres de crueldad” así como a los ciudadanos que apoyen la campaña en la página de Internet Forever Against Animal Testing.com para alcanzar las 8 millones de firmas necesarias.

Foto destacada: La Nación 

Comentarios