Nevada y Nebraska deciden usar Fentanilo para ejecuciones

El fentalino es una sustancia derivada del opio que es usada para tratar el dolor asociado al cáncer (y otras enfermedades). El problema es que es una de las drogas que más preocupa a las autoridades de Estados Unidos, pues al ser 50 veces más poderoso que la heroína y hasta 100 más que la morfina disparó el número de muertes por sobredosis asociadas al fármaco.

De acuerdo con un informe de drogas de la DEA, tan solo en el 2014 hubo 700 muertes relacionadas con el fentalino y la tendencia se fue a la alza desde entonces. Su uso combinado es la causante de la epidemia de opiáceos que azota Estados Unidos y que en 2017 causó más muertes que toda la guerra de Vietnam. 

Foto: AP

Es por eso que los estados de Nevada y Nebraska en Estados Unidos han tomado la decisión de usarlo para las ejecuciones en los casos de pena de muerte. Esto a causa de los problemas de suministros de las farmaceúticas, el fentalino se convierte en una solución abundante y barata para la inyección legal. El plan es utilizarlo después del sedante (diazepam) y del cisatracurio, bloqueador muscular.

Esta decisión ha causado polémica en algunas organizaciones que luchan contra la pena capital porque la combinación no ha sido probada científicamente y temen que se repita el caso del recluso Clayton Lockette en 2014.

Los periódicos informaron que tras aplicarle la inyección letal, con una combinación de fármacos que no habían sido probados antes, agonizó 43 minutos antes de morir.