Muse saca su lado ‘Thriller’ con su nueva canción “Thought Contagion”

Después de un año de haber lanzado “Dig Down”, Muse está de regreso con “Thought Contagion”, una canción que muestra esa electricidad de la agrupación británica y que además, resulta pegajosa para todo aquel que la escucha.

Tanto las guitarras como esa voz de Matt Bellamy hacen lo suyo con este single, el cual ya cuenta con video oficial. En él aparece un hombre que está jugando videojuego y después, como si fuera un mundo futurista o mejor dicho, de San Junípero de Black Mirror, comienza a experimentar extrañas sensaciones o más bien, a ser acosado por unos seres extraños que después le succionan la sangre. Una vez que está herido, todos estos monstruos inician una especie de baile al estilo “Thriller”, de Michael Jackson, y finalmente lo atacan. Es ahí cuando hay un “Game over” y Matt aparece a cuadro con un traje futurista, bellos en las manos y unos lentes electrizados.

Tal como su nombre lo dice, “Thought Contagion” hace referencia a ese “pensamiento contaminado”, el cual según asegura Muse, es muy tarde para cambiar. También muestra una inclinación política, pues antes del lanzamiento de la canción, Bellamy habló con Rolling Stone sobre su frustración en esta era de Trump e incluso aseguró, que el octavo disco de Muse será el más fuerte y poderoso que han sacado en su carrera.

Es un track muy reciente, lo escribí casi al final del año pasado. Lo comenzamos a grabar en noviembre. […] Estamos viviendo en una era en la que están estas ideas y los sistemas en los que la gente ya no cree si lo que ve es cierto o falso. Creo que estamos viviendo en un periodo inusual donde mucho del tiempo muerto está dando pie a ideas alocadas. La ciencia por ejemplo, se está volviendo increíblemente difícil.

Hay versos en los que expreso las ansiedades y sentimientos en los que me pregunto si realmente son míos o no. No sé si es una extensión de lo que he sido influenciado por otros. 

Hasta ahora no se sabe cuándo saldrá el nuevo disco de Muse, lo que sí es que además de estar cargado de rock, tendrá una carga política muy fuerte.