Sarah Schleper, primer baja mexicana en PyeongChang 2018

¡La nieve no es para los mexicanos! O al menos eso han demostrado nuestros compatriotas en las ediciones de JJ.OO. de Invierno, donde no han tenido participaciones relevantes y en PyeongChang 2018 parece no ser la excepción.

Luego de que se la hicieron de emoción al retrasar su prueba por mal clima, Sarah Schleper por fin debutó en la justa Olímpica como mexa y en su primer descenso en esquí alpino slalom gigante, quedó entre las 40 primeras para acceder a la pelea por las medallas.

Todo iba bien, sin embargo, hoy no pudo completar su segundo recorrido con todo y su traje muy mono con motivos del Día de Muertos, fue una de las únicas siete que no lo logró y quedó sin posibilidad alguna de acercarse a las mejores. La prueba fue ganada por la estadounidense Mikaela Shiffrin por segunda vez consecutiva.

“La pista exige muchas condiciones técnicas. En mi primer recorrido tomé algunas precauciones adicionales. En el segundo quise buscar algo más, y no funcionó”, explicó Schleper.

“Pero la sensación de vivir mis quintos Juegos Olímpicos es muy especial, sobre todo hacerlo con México, pues los mexicanos se han convertido en mis fanáticos más grandes”, agregó.

¡Hasta aquí todo bien! Pero, ¿notaste que dijo “sobre todo hacerlo con México”? Si antes no habías escuchado el apellido Schleper representando a la bandera tricolor en alguna competencia, esto se debe a que ya había participado en cuatro Juegos Olímpicos, pero representando a Estados Unidos, y según ella, no pensaba volver a las pistas de nieve hasta que hizo una promesa a su marido e hijos, para agarrar de nuevo su equipo.

Para PyeongChang, la esquiadora decidió hacerse mexicana, el trámite le costó pasar dos años en el país, conocer a Peña Nieto, hablar bien español y a falta de nieve, tuvo que agarrar una tabla de surf para no perder ritmo y simular que estaba en una montaña en la playa (¿Jamaica Bajo Cero estás ahí?).

Uno de los objetivos de Schleper era superar la mejor participación mexicana en una prueba de esquí, logro que pertenece al ‘Prince Charming’, Hubertus Von Hohenlohe, quien se ubicó 26to en Sarajevo 1984.

Todavía quedan vivos los mexas German Madrazo (esquí 15 km), Robert Franco (estilo libre) y Rodolfo Dickson (esquí alpino slalom gigante y slalom), quienes competirán el 16 y 17 de febrero en sus pruebas y esperamos un digno papel de ellos en PyeongChang.