El emotivo mensaje de una sobreviviente al tiroteo de Florida

Emma González asistía a la secundaria Stoneman Douglas. Solía llevar una vida tranquila pero cambió dramáticamente; el simple hecho de ser estudiante en Estados Unidos, fue motivo suficiente para estar en la mira y debatirse entre la vida y la muerte en el tiroteo del pasado miércoles en Florida.

Sobrevivió, hecho que le hizo madurar y reflexionar acerca del uso y regulación de armas de fuego, pero también de los intereses políticos y sociales que crean un círculo vicioso que es momento de parar. Por eso, el día de ayer ella encabezó junto con otros sobrevivientes, un  mitin anti-armas en el que dirigió un emotivo discurso que tuvo eco en cada rincón del país norteamericano.

 

En él, responsabilizó a Donald Trump, a la Asociación Nacional del Rifle, a políticos y a todos aquellos que están a favor de seguir protegiendo las licencias de armas por encima de la seguridad de los ciudadanos.

“Basta es basta” y “no más silencio, acaben con la violencia de armas”, comenzó su discurso,

“¡Qué vergüenza!”, gritó a los senadores republicanos que hacen continuas donaciones a la asociación del Rifle, “Si todo lo que nuestro presidente y nuestro gobierno pueden hacer es enviar recuerdos y oraciones, entonces tal vez, es momento de que las víctimas sean el cambio que necesitamos”, continuó.

La conmemoración a las 17 personas caídas el día del tiroteo, despertó el debate familiar sobre las leyes de armas, tan sólo en lo que lleva este año, se han registrado 18 incidentes con armas de fuego en escuelas estadounidenses, razón suficiente para iniciar un cambio en la cultura y legislatura en el país.

“Vamos a ser el último tiroteo en masa. Vamos a cambiar la ley. Eso va a ser la escuela Marjory Stoneman Douglas en los libros de texto, y todo se deberá a los esfuerzos incansables de la junta escolar, los miembros de la facultad, los miembros de la familia y, lo más importante, los estudiantes”, dijo la estudiante. 

Y por si fuera poco, reclamó a Trump el subsidio de la National Rifle Association, para su campaña presidencial. Y con justa razón,  esta y otras organizaciones a favor de las armas, financiaron $ 31 millones en publicidad para impulsar la candidatura de Trump, casi 19 veces la cantidad gastada por grupos que promueven restricciones de armas.

“Si no haces nada para evitar que esto continúe ocurriendo, ese número de víctimas de disparos aumentará y el número que valen disminuirá. Y no tendremos ningún valor“. aseguró entre lágrimas.

El discurso de Emma, lo siguieron miles de personas a través de televisión y redes sociales, donde se volvió todo un fenómeno por despertar la consciencia colectiva hacia el posible fin de una  era violenta. Muchos la calificaron como una heroína que será la voz de nuevas generaciones.

Mientras tanto, Nikolás Cruz, el responsable de la tragedia, está preso sin derecho a fianza en una cárcel del condado Broward, y tiene hasta el momento,  17 cargos de asesinato premeditado.

Foto: Broward County Sheriff/Handout via REUTERS/ El País