Asambleistas encargados de recursos para reconstrucción de CDMX brincarán a diputación plurinominal

Dicen que en la política no hay coincidencias, pero lo que ocurrió el viernes sí que lo fue. Bueno, puede haber cosas muy planeadas entre los mismos miembros de la polaca, pero ya que intervengan cuestiones de la naturaleza, es mucho decir. El caso es que el pasado 16 de enero, horas antes del sismo de 7.2 grados que nuevamente puso en alerta a la Ciudad de México, el titular de la Comisión de Reconstrucción de la CDMX, Mauricio Becerra, presentó su renuncia. Su justificación fue muy clara y denunciante: su papel era ya “superfluo”, debido a que desde diciembre la Asamblea Legislativa decidió -sin consultar ni nada por el estilo- el destino de ¡8 mil millones de pesos! que supuestamente servirían para esa tarea. ¿Y en que se ocuparon, entonces? Pues habrá que cuestionar a los diputados responsables… antes de que se vayan, ya que ayer el PRD los nombró candidatos para diputación plurinominal. Bueno, uno de ellos ya ni se aguantó  julio y ya se declaró legislador federal:

De acuerdo con La Jornada, Becerra renunció exactamente a las 12:38 del viernes… cinco horas y un minuto después (17:39), un sismo sacudió a la ciudad para poner el dedo en la llaga: ¿qué se hizo con ese dinero?, ¿por qué de manera arbitraria y sin consultar a la Comisión creada y presentada  con bombo y platillo por Miguel Ángel Mancera se decidió el destino de esos millones? “Ignoro las justificaciones o las prioridades que han orientado el gasto de los casi 8 mil millones de pesos expresados en sendos escritos. No solo eso, sino que no tiene relación alguna con el diagnóstico de las necesidades de las personas afectadas por el sismo y el orden de prioridades que la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México ha identificado después de más de 150 visitas a lugares críticos”, señaló Becerra en su carta de renuncia.

¿A qué escritos se refiere? Pues como si estuviéramos en año de Hidalgo (momento… sí lo estamos), los diputados locales del PRD, Mauricio Toledo y Leonel Luna, así como el panista Jorge Romero, se atribuyeron facultades para sólo ellos encargarse de los recursos asignados para la reconstrucción y desde la Asamblea Legislativa solicitaron a la Secretaría de Finanzas aplicar los recursos “de manera inmediata”, sin justificar la orientación de los mismos. Así, valieron gorro las prioridades que desde hace rato detectaron los de la Comisión con base en reuniones y visitas a puntos que concentran a damnificados (certeza jurídica, anulación de riesgos para las personas, así como los estudios de suelo y reforzamiento) y se antepusieron los intereses de los legisladores. “Las comisiones normativas cambiaron y ahora las decisiones provienen de la Asamblea Legislativa”, agregó Becerra en el escrito con el que acompañó su salida.

Esta renuncia fue seguida por la de Mauricio Merino y la periodista Katia D’Artigues, integrantes de la Comisión, quienes hicieron señalamientos en el mismo tono que Becerra: no hay transparencia en el uso de los recursos y la Comisión ya no tiene vela en el entierro, ya que –según uno de los escritos emanados de la ALDF– con base en el artículo 14 de la Ley de Reconstrucción, ahora la Asamblea será la encargada de “revisar y aprobar los planes de acción que elaboren las dependencias e instituciones del gobierno de la CDMX, a fin de validar la adecuada coordinación y asegurar el máximo beneficio público de los recursos”… y no sólo eso: también se hará cargo de vigilar el manejo de los recursos que hará de la Secretaría de Finanzas. Es decir, La Comisión para l Reconstrucción de la CDMX ya no tiene facultades ni funciones.

La renuncia de Artigues se dio a conocer el pasado sábado por la tarde, casi a la par que -nuevamente- se activó la alarma sísmica en la Ciudad de México. Hoy, horas después de que un nuevo movimiento telúrico alarmó a los capitalinos la renuncia se formalizará (es que el sábado no había quién la recibiera). Ya son muchos anuncios, la naturaleza es sabia: ¿así como así “chapulinearán” los asambleistas sin dar a conocer qué fue de esos recursos para la reconstrucción?