En Guanajuato “empresa fantasma” obtiene 4.6 millones en 3 años

Ahí les va la historia de otro cochinero que se destapó….ésta vez relacionada con el gobierno del panista Miguel Márquez en Guanajuato. 

El 17 de Agosto de 2017, el Diario Oficial de la Federación publicó un listado de contribuyentes que emitieron comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes. En otras palabras, empresas fantasma.

La Administración General de Auditoría Fiscal Federal enlistó 156 empresas entre las que apareció FBM Comercializadora, la cual está dada de alta en el padrón de proveedores del gobierno de Guanajuato. 

De acuerdo con un reportaje publicado originalmente por Zona Franca, medio con sede en León Guanajuato,  el gobierno de ese estado realizó convenios de intermediación para adquirir servicios periodísticos de la mencionada empresa, la cual está detectada por la Secretaría de Hacienda y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción.

Se informa que, a través de la Coordinación de Comunicación Social, el gobernador Miguel Márquez ha otorgado por lo menos 7 contratos por 4.6 millones de pesos en 3 años. La empresa fue contratada como un intermediario para que convenga espacios de publicidad oficial en las páginas web de los diarios El Sol de Irapuato, El Sol de León, El Sol de Salamanca, Sol del Bajío y Noticias Vespetinas, en el 2016.

Apareció entre los proveedores de la Coordinación de Comunicación Social en 2015 con una contratación de apenas 183 mil pesos, pero cuando Enrique Avilés Pérez tomó el liderazgo de la coordinación, la empresa registró un aumento exponencial de sus montos de contratación: de un millón 430 mil pesos en 2016 a 3 millones 799 mil pesos en 2017. 

Foto: Buenas Noticias Guanajuato/ Enrique Avilés Pérez

Sin embargo en el último trimestre del 2017  le fueron otorgados dos contratos más por 793 mil pesos. 

Animal Político reporta que antes de hacer públicos los contratos, la Coordinación de Comunicación Social reservó por un año todos los comprobantes de FBM Comercializadora y no se pudo verificar si dicha empresa cumplió con sus compromisos publicitarios.

Al momento de que se publicaron las primeras contrataciones, Avilés Pérez explicó que se le encargó a la empresa la producción del material editorial que aparecería en los diarios de la cadena Organización Editorial Mexicana. 

En el momento en que fue publicado el reportaje inicial, el vocero de la administración ofreció entregar toda la información al respecto incluyendo los testigos del cumplimiento de los servicios brindados por FBM, pero después la condicionó a solicitud de información a través de la Unidad de Transparencia, para terminar con la reserva argumentada en un proceso de auditoría.

Es decir que todo lo que quieran saber se debe solicitar por medio de “transparencia”, sin embargo hasta la fecha la Secretaria de Transparencia y Rendición de Cuentas asegura que todos los contratos se encuentran en un proceso de revisión.

Foto destacada: Proceso

Comentarios