Asalto en La Condesa: “justiciero” falló e hirió a una mujer, ahora es acusado de intento de homicidio

Ya que las autoridades brillan por su evidente ausencia, son cada vez más las personas que andan armadas por las calles del país… y más las historias de cómo los civiles se visten de “justicieros” para evitar ser víctimas de la delincuencia. Y aunque en varias ocasiones consiguen el cometido de salvar el patrimonio y la vida -con lesión o muerte del agresor- en esta ocasión las cosas no salieron nada bien y el caso pone en foco la irresponsabilidad en que caen algunos civiles que optan por armarse.

El pasado domingo, mientras varios comensales de un restaurante de La Condesa disfrutaban de la tarde, un par de delincuentes ingresaron al inmueble para robar las pertenencias de dos de los clientes. En ese momento un sujeto identificado como Yusef Tanús, sacó su arma y trató de evitar el asalto, desatando un pequeño enfrentamiento, del cual una mujer resultó herida en el abdomen.

Aunque en primera instancia se apuntó que la bala que hirió a la víctima salió del arma de uno de los delincuentes, El Universal señala que Tanús casi de inmediato fue detenido por los policías que se hicieron presentes luego de sucedidas las acciones. Así, dado que se identificó que la hiriente bala 9 mm era del hombre que quiso convertirse en “héroe anónimo”, éste fue procesado por el delito de homicidio doloso en grado de tentativa. ¿Y los delincuentes? Libres. Lograron huir y nada se sabe de su paradero.

¿Hubiera sido mejor permitir el asalto y después exigir que las autoridades detuvieran a los responsables? En este caso parece que sí. Además de que la vida de ninguno de los comensales parece haber estado en peligro, de acuerdo con Aristegui Noticias, Tanús estaba en aparente estado de ebriedad al momento del asalto y después de que los criminales abandonaron el restaurante, intentó recoger los casquillos de los disparos que realizó (entre cuatro o cinco).”Nos disparó el hijo de puta. Le quité el arma y lo (…) no le quité el arma, pero sí lo sometí. Con todo y el arma me disparó el hijo de puta”, es lo que más o menos pudo articular Tanús al ser grabado por una persona que se encontraba en el lugar.

Para empeorar la situación de Tanús, sapiensbox.com recuerda que éste hace tres años fue acusado de agredir a balazos a un oficial, en Cholula, Puebla… sólo porque el agente le hizo ver que tenía mal estacionada su camioneta. “Se cree que por sus influencias en el gobierno y en el Ejército su acto simplemente quedó impune”. Según señala El Universal, el ahora procesado es sobrino del gobernador poblano, Tony Gali. Todo mal: la inseguridad en la ciudad, las autoridades y claro, el hecho de que algunos civiles que deciden armarse no sean responsables y disparen a la menor provocación… y todavía con copas encima.

Comentarios