Trump se defiende de mujer que lo acusa de acoso sexual

The Washington Post publicó en su portada impresa una entrevista con Rachel Crooks, quien asegura que en 2006 el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la besó y tocó sin su consentimiento. Crooks lleva meses contando su historia, es decir que la acusación no es nueva…

Desafortunadamente si Trump, quería que este escándalo no saliera a la luz, hizo lo menos indicado para lograrlo….

En su cuenta de Twitter se “defendió” de lo publicado por el periódico The Washington Post, incluso los llamó un medio de noticias falsas.

“Una mujer que no conozco y que, por lo que recuerdo, nunca conocí en persona está en la PORTADA del noticias falsas ‘Washington Post’ diciendo que yo la besé (durante dos minutos) en el vestíbulo de la Torre Trump hace 12 años. ¡Nunca ocurrió! Quién haría eso en un lugar público con cámaras de seguridad en directo en funcionamiento. Otra acusación falsa. Porque el Washington Post no publica las historias de las mujeres tomando dinero para hacer historias sobre mi? Se le pagó la hipoteca de su casa…”

A woman I don’t know and, to the best of my knowledge, never met, is on the FRONT PAGE of the Fake News Washington Post saying I kissed her (for two minutes yet) in the lobby of Trump Tower 12 years ago. Never happened! Who would do this in a public space with live security……

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 20 de febrero de 2018

Rachel Crooks decidió contar su historia a The New York Times poco antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016. De acuerdo con El País, el 11 de enero de 2006, cuando ella trabajaba como secretaria en una firma de inversiones en la Torre Trump, decidió saludar al entonces empresario que acudía con frecuencia a las oficinas de la firma.

Asegura que ella tenía 22 años y él 59, el encuentro tuvo lugar delante de un ascensor: después de saludarlo Trump empezó a tocar el cuerpo de ella, a besarla en las mejillas y después la besó en los labios, todo duró probablemente dos minutos. Más adelante, asegura la mujer, Trump acudió a su oficina y le pidió su teléfono con el pretexto de que iba a dárselo a una agencia de modelos.

Cuando por fin se atrevió a contar la historia se encontró con que habían 18 acusaciones similares en contra de Trump, sin embargo él siempre las negó utilizando el argumento de que las mujeres no son los suficientemente atractivas para que él pudiera haber sentido atracción por ellas. Declaración que puso a tambalear su campaña presidencial.

Pero tres semanas antes de las elecciones, surgió un video donde Trump afirmó “Me siento atraído automáticamente por mujeres guapas. Simplemente empiezo a besarlas. Es como un imán. Un simple beso. Ni espero. Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa”.