Verdes o amarillas ¿de qué color son realmente las pelotas de tenis?

Mucho hablamos de Federer, Nadal, Djokovic, Serena Williams, y Sharapova, pero, si les pregunto ¿de qué color son las pelotas de tenis, cuál sería su respuesta?

¿Verdes o Amarillas?

Parece una pregunta sencilla, pero la periodista Marina Koren descubrió lo complejo que podría ser el asunto al ver un tuit en el que alguien preguntaba a la gente si una pelota de tenis era verde o amarilla.

Si al igual que yo, respondieron que verdes, déjenme decirles ¡que lo hemos estado haciendo muy mal todo el tiempo! Y es que de acuerdo a la Federación de tenis, oficialmente las pelotas son de color amarillo.

Y si, es la misma pesadilla del famoso vestido que dividió al mundo hace un par de años….. y es que, ¿por qué algunos vemos verdes, las pelotas que son amarillas?

Para entender esto, tendríamos que remontarnos varias décadas atrás, cuando el tenis se jugaba con bolas blancas, pero con el invento de la televisión a color, la Federación Internacional de Tenis, decidió implementar las pelotas amarillas, ya que un estudio demostró que este color acompañado por el blanco del uniforme de los jugadores, los televidentes podrían apreciar mejor el deporte.

Roger Federer pelotas de Tenis
Entonces ¿verdes o amarillas? / Getty Images

Sin embargo, fue hasta 1972 que el tenis comenzó como hoy en día lo conocemos y se hizo oficial la pelota verde, que, 48 años después nos enteramos que es amarilla, pero si son de los que también creían que las pelotas de tenis eran verdes, no se preocupen, pues no somos los únicos, de hecho, el 52% de las personas, juran que las pelotas, si son verdes, sin embargo, las marcas oficiales como Wilson, Dunlop, Gamma Sports y Slazenger confirmaron que las pelotas que fabrican, son amarillas.

Y si buscan una explicación científica, la ilusión óptica obedece a que el ojo humano es más sensible a los colores que se sitúan en la franja que va del amarillo al verde y tiene una menor sensibilidad cuando son tonos rojos o azules. De esta forma, la luminosidad del amarillo, engaña al ojo y nos hace creer que el color que estamos viendo es verde.