Mientras Anaya rechaza acusación por lavado, PGR pide alerta migratoria para empresario vinculado al caso

Y el panista cada vez dice con voz más nerviosa: “es el PRI que me tiene miedo”… que igual y sí, pero una cosa no quita la otra y el candidato presidencial de Con México al Frente ve más cercana la hora en que tendrá que aclarar, con todo detalle, las investigaciones que desde octubre de 2017 la PGR realiza en su contra por probable lavado de dinero.

Ante las acusaciones sobre su supuesta participación en actos de lavado de dinero, Anaya aseguró que la PGR no lo ha hecho participe de alguna diligencia y, por lo tanto, no está acusado de ningún delito. Por ello, pidió que no se confunda a la opinión pública al mismo tiempo que el PRI son los responsables de todo este entramado. “Son unos cobardes que avientan la piedra y esconden la mano, como quedó demostrado en la rueda de prensa que el día de hoy llevaron a cabo los voceros del candidato José Antonio Meade”, acusó Anaya, quien agregó que también es una forma en que el PRI-Gobierno pretende distraer la atención de los señalamientos de la Auditoria Superior de la Federación relacionados con el desvío de recursos perpetrado desde la Sedesol en épocas de Rosario Robles.

Sin embargo, pese a que el hombre de los palomazos alega que nomás es cortina de humo, la propia PGR confirmó que desde el año pasado investiga el caso de “lavado” en el que está involucrado Anaya. Como les informamos hace un par de días, el abogado Adrián Xamán McGregor acusó que el exlíder blanquiazul compró un terreno al empresario queretano Manuel Barreiro en 10 millones de pesos y éste habría triangulado los recursos para después recomprar el lote (ya convertido en nave industrial) al propio Anaya en 54 millones de pesos. Toda esta operación se habría efectuado con apoyo de paraísos fiscales en México, Canadá y Suiza, para así indicó Xamán

En las pesquisas se incluye dos clientes de Xamán, quienes supuestamente fueron utilizados por Barreriro para adquirir la nave industrial a Juniserra, empresa de Anaya, con la indicación de que no se conociera la procedencia del dinero. Fue así como los dos susodichos crearon un esquema  constituido por empresas fantasmas. De acuerdo con El Universal los dos clientes de Xamán solicitaron a la Procuraduría someterse al “criterio de oportunidad”, que es una figura jurídica con la que reconocen su participación en el delito, pero con la oportunidad de resarcir el daño y, así, no ser juzgados.

Pero quien que sí se las verá con la autoridad es Barreiro, para quien la PGR solicitó al Instituto Nacional de Migración que se active la alerta migratoria, con el objetivo de que no abandone el país y poder detectar cualquier entrada o salida que realice a territorio nacional.

Sobre los dichos de Anaya, el vocero del candidato presidencial del PRI, Javier Lozano, aseguró que el equipo de Meade no tiene nada que ver con las investigaciones que la PGR lleva a cabo. “Que no venga que esto (la investigación por lavado) es porque esta campaña no prende. Si hay una campaña que ya prendió y está en llamas, es la de Ricardo Anaya”, señaló el expanista.

Comentarios