Entretenimiento

El documental ‘Working with Weinstein’ revela más detalles sobre el caso del productor

Encontrar una fotografía de Harvey Weinstein en la que no salga sonriendo es ‘complicado’. Y no queremos decir que no existan, sino que simplemente el tipo siempre se ve feliz junto a una celebridades de alto calibre como Meryl Streep, Oprah Winfrey, Quentin Tarantino, Jennifer Lawrence, JAY-Z, Martin Scorsese, Anna Wintour, Nicole Kidman y casi todas las personas que conforman Hollywood.

En otras palabras, quizá no todos estaban seguros de que el productor era un acosador, violador y abusaba de su poder; sin embargo, la gran mayoría sí lo sabía, y el nuevo documental Working With Weinstein de Channel 4 (Gran Bretaña) es la prueba de eso. Además, va más allá de eso: también es la prueba de que hace muchos años se pudo haber evitado que Harvey abusara de más mujeres.

Con entrevistas directas a personas afectadas, fotografías y videos del mismo productor, este documental afirma que Weinstein inició su carrera en Inglaterra donde también comenzaron los abusos, sobre todo con la productora Zelda Perkins y la demanda que ella y una colega impusieron en su contra en 1998.

Hace 20 años, Perkins acusó a Weinstein de intentar violarla a una colega (quien permanece en el anonimato), lo que trajo como consecuencia que ambas dejaran la empresa, demandaran al productor y llegaran a un acuerdo con sus abogados porque la demanda, le dijeron, no iba a proceder. “Mis abogados me dejaron muy claro que la única manera de llevar Miramax a la mesa era pidiéndole una compensación por los daños”.

¿Qué le pedía ese acuerdo a Weinstein? Primero, la suma de 250 mil libras entre las dos víctimas; la creación de un área de Recursos Humanos en Miramax para proteger a los empleados; y que Harvey fuera a terapia. Otra de las condiciones era que “si Harvey intentaba imponerse ante alguien más en los próximos dos años (a esa demanda), Miramax debía presentar el acuerdo a Disney, o bien, despedir a Harvey de la compañía”.

El resto es historia. Al parecer, Miramax no siguió ninguna de las condiciones del acuerdo que pretendían, como dijo Perkins, “establecer algunas obligaciones para Harvey que lo controlaran… Él estaría limitado y su mal comportamiento pararía”.

Working With Weinstein también establece que después de esta situación y la salida de Perkins, los acuerdos confidenciales se volvieron una práctica regular en Miramax. En otras palabras, la empresa se convirtió en una especie de “cómplice” de los crímenes de Weinstein.

Otra de las historias del documental se muestra cómo Weinstein, desde la producción de la película Scandal de 1998 hasta My Week With Marilyn en 2011, iba al set de grabación sólo cuando las escenas de desnudos se grababan.

Comentarios