Noticias

“Vergüenza mundial”: policías entregaron italianos a grupo criminal por mil pesos

En conferencia de prensa que ofreció el sábado el encargado de la Fiscalía General de Jalisco, Raúl Sánchez, se informó de la detención de cuatro policías del municipio de Tecalitlán, quienes habrían participado en la desaparición de tres ciudadanos italianos. El fiscal señaló que miembros de un grupo criminal pidieron a los agentes “que los entregaran”. Sin embargo, los familiares de las víctimas ofrecieron información que deja mal parada a nuestras autoridades ante la comunidad internacional: “vendieron a mi familia por pocos pesos. Es una vergüenza mundial”, lamentó Daniel Russo, hijo de uno de los desaparecidos.

De acuerdo con lo narrado por el fiscal Sánchez, los policías detuvieron a los italianos Raffaele Russo, Antonio Russo y Vicencenzo Cimmino, para después llevarlos no antes las autoridades correspondientes (si es que había un delito del cual responsabilizarlos), sino a la carretera de Jilotlán. Ahí, los entregaron a un grupo criminal que opera en el municipio de Tecalitlán. “Actuaron con alevosía y complicidad sin dejar huella”, señaló el fiscal, agregando que (¡apenas!) revisarán los antecedentes de los agentes identificados como Emilio “N”, Salomón “N”, Fernando “N” y Lidia “N”. Hasta el momento se contempla procesarlos por el delito de desaparición forzada por el cual podrían pasar hasta 60 años tras las rejas.

Y si ya de por sí es indignante saber que aquellos que se supone deben procurar la seguridad de las personas son los que están “comerciando” con la vida de la gente, el pago que reciben por ello lleva a cualquiera a querer agarrarlos a cachetadas (mínimo). De acuerdo con el portal Sin Embargo, Daniel Russo, hijo de Raffaele, confirmó que los policías habrían recibido la cantidad de mil pesos por entregar a sus familiares. “Eso es una vergüenza mundial”, señaló el familiar de la víctima tras conocer las declaraciones brindadas por los policías detenidos, esto vía la Fiscalía de Jalisco y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia. “Lo que nos comentaron fue eso: que los cuatro policías vendieron por pocos pesos a mis familiares, esa fue la declaración de los cuatro policías”, agregó Russo.

Hasta el momento se desconoce con cuál grupo criminal los policías operaron, “pero para nosotros eso no es importante”, comentó Russo, quien pidió a las autoridades que, ahora que se sabe que su padre y los otros dos italianos fueron entregados al crimen organizado, actúen lo más rápido posible para “localizar rápido a ese mafioso a fin de llegar a la ubicación de Raffaele, Antonio y Vincenzo”.

Los tres italianos desaparecieron el pasado 31 de enero. Según las autoridades, Raffaele estaba de paso por Tecalitlán cuando dejó de contestar su teléfono. Debido a la situación su hijo Antonio y su sobrino Vicenzo acudieron en su búsqueda. De acuerdo con Sin Embargo, Antonio envió audios a sus hermano (Daniel) informándole que habían sido detenidos por la policía: “estábamos poniendo gasolina y paramos a la policía, dos motos policiales y un carro nos dijeron ‘síganos’ […] ahora estamos detrás de las motocicletas que dijeron ‘síganos’ […] y un auto va detrás”, señaló Antonio en uno de los audios.

Parecería que las autoridades más que hacer lo posible para encontrar a los ciudadanos extranjeros se dedicó a ver cómo le hacía para que el asunto no quedara tan mal. Así fue como el pasado 20 de febrero se difundió que los tres hombres habían ingresado al país para hacer “actividades comerciales” y no turismo. Además, se acusó que uno de ellos fue detenido en Campeche por fraude. Hasta el momento se desconoce si Raffaele, Antonio y Vincenzo siguen con vida.

Comentarios