Conoce las 5 películas nominadas y ‘extranjeras’ de los Oscars 2018

Si lo pensamos bien, la categoría de los premios Oscar a Mejor Película Extranjera es una de las más injustas. Una de las condiciones para que una cinta sea nominada es que su producción haya sido fuera de Estados Unidos, o bien, que no sea de habla inglesa… lo que nos deja (o mejor dicho a la Academia) con un mundo de posibilidades, y eso que cada país elige su propia película para competir.

Ahora bien. De entre todas esas producciones de calidad, este año los Oscars nominaron cinco filmes que, para gusto de los cinéfilos, han tenido una enorme proyección mundial que hace casi imposible predecir o nombrar una favorita, y más si consideramos que cada una ha recibido algún prestigioso premio en otro lugar del mundo…  

Por acá te dejamos un pequeño resumen de cada una para que te vayas dando una idea de cuál es la que se perfila como ganadora:

Una mujer fantástica de Chile

No es la primera vez que Chile llega a las grandes ligas de Hollywood. Pablo Larraín estrenó hace un par de años el filme Jackie (primera producción en inglés) protagonizado por Natalie Portman y le acaba de hacer segunda Sebastián Lelio con Disobedience (próxima a estrenarse) junto a Rachel Weisz y Rachel McAdams. Sin embargo, lo que más sobresale, es que ambos cineastas también han llegado a los Oscars pero con producciones chilenas, habladas en español. Este año es el turno de Lelio con Una mujer fantástica.  

El guionista Gonzalo Maza, Daniela Vega and Sebastian Lelio en la Berlinale de 2017 / Getty Images

Esta cinta narra la vida de Marina, una mesera y cantante transgénero que mantiene una relación amorosa con un hombre llamado Orlando. Todo va bien hasta que su pareja muere de forma repentina. La familia de Orlando, que siempre negó su relación, no le permiten a Marina guardar luto: la sacan del departamento que compartían juntos, le quitan a su perro y ni siquiera le permiten asistir al velorio y al funeral.

La actuación de Vega en el papel principal y el trabajo de Lelio les ha valido el reconocimiento de varios festivales internacionales como tres estatuillas en el Premio Iberoamericano de cine Fénix; una nominación a los Golden Globes; el premio Goya como película Iberoamericana; y su llegada a la Berlinale con un Oso de Plata por el guión.

Loveless de Rusia

Con esta cinta, es la octava vez que la Academia nomina a Rusia para un Oscar con muchas probabilidades de llevarse una segunda estatuilla (el único fue en 1994). Además, Loveless es la segunda película de Andrey Zvyaginstev en ser nominada en esta categoría. Sin importar si se lleva el Oscar o no, la película ya ha recibido varios premios que van desde el Premio del Jurado en Cannes, un par de reconocimientos en los Premios del Cine Europeo, un galardón en la misma Rusia para Zvyaginstev en los Premios Golden Eagle, y otros tantos en los Indie Spirit, Los Angeles Film Critics, así como una nominación para los Golden Globe y los BAFTA.

¿Por qué tanto reconocimiento? Porque esta película, haciendo caso omiso al ministro de cultura de Rusia, es un reflejo de la sociedad rusa, pero no de una forma positiva. Desde Leviathan en 2014, este director se ha encargado de representar los verdaderos elementos clave de Rusia dejando de lado un supuesto nacionalismo que nadie quiere ver porque simplemente  nadie se lo va a creer.

Andrey Zvyagintsev y la protagonista Maryana Spivak en Cannes 2017 / Getty Images

Loveless, con tres personajes principales como una familia, reflejan el egoísmo y amor propio de unos padres que están en proceso de divorcio y las consecuencias que su falta de atención y agresividad entre ellos tienen sobre su hijo. Las locaciones y los espacios naturales donde se grabó la cinta simbolizan la ausencia y soledad del niño (12 años) antes, durante y después de que se lleve a cabo el punto clave de la cinta: se pierde.

Los papás, mientras aún están casados, comienzan a tener otras relaciones amorosas que terminan por convertirlos en enemigos en su propia casa, dejando de lado a un niño que requiere, en esos momentos, más atención que antes. Loveless, de este modo, se convierte no en una simple película rusa, sino en una historia que va más allá de las fronteras para reflejar un egoísmo y falta de espiritualidad –como si se tratara de una enfermedad– presente en todas las sociedades modernas.

On Body and Soul de Hungría

Hungría es una de las poco conocidas mecas del cine de Europa Central con 10 nominaciones a los premios Oscar y dos estatuillas ganadas en esta categoría. Este año, para no perder la costumbre, Hungría llega a la ceremonia con una cinta surrealista distribuida por Netflix.

On Body and Soul se ha llevado el aplauso en la Berlinale (de 2017) con un Oso de Oro y un reconocimiento en los Premios del Cine Europeo para la actriz Alexandra Borbély por su trabajo en el protagónico de este filme dirigido por la directora y guionista, Ildikó Enyedi.

Ildikó Enyedi con un Oso de Oro en la Berlinale de 2017 / Getty Images

Enyedi regresa al cine después de 18 años con una historia de amor idílica que presenta al director de un matadero y una mujer que acaba de entrar a trabajar. Después de que el psicólogo de la empresa les realiza una serie de preguntas a los trabajadores, los dos primeros personajes descubren que han estado soñando lo mismo: se conocen en un bosque lleno de nieve, pero como venados, no humanos. Poco a poco comienzan a vivir un romance que va de la realidad a los sueños y viceversa.

On Body and Soul se trata de salir de un terreno conocido para explorar todas las posibilidades que el mundo real puede ofrecer: amor, dolor, alegría, pena, felicidad, soledad

The Insult de Líbano

Tres de las nominadas son europeas y llevan un rato (algunos años) jugándose la estatuilla en esta categoría. Sólo una va en representación de América Latina y otra, The Insult, va para dejar claro que el cine asiático, en concreto el de Líbano, tiene mucha madera de donde cortar.

The Insult, dirigida y co escrita por Ziad Doueiri, ha recibido algunos reconocimientos como el del Festival de Venecia y el premio de la audiencia otorgado por la AFI World Cinema. ¿Por qué? Porque esta cinta representa la necesidad del diálogo dejando de lado las fronteras espirituales que la política puso alguna vez para marcar territorio. Esta película de Doueiri, como sus anteriores, muestran desde diversas perspectivas, la realidad de una sociedad dividida por la religión (cristianos, musulmanes, judíos) y los estados (el eterno conflicto entre palestinos e israelíes).

Los actores Kamel El Basha, Camille Salameh, el director Ziad Doueiri y Adel Karam en el Festival de Venecia de 2017 / Getty Images

De acuerdo con InideWire, Doueiri escribió el guión en inglés y luego lo tradujo al árabe con el objetivo de que la historia fuera “accesible” para las audiencias. “Incluso si fueras la persona más oprimida, no te da el derecho de ser violento”.

The Square de Suecia

Suecia le ha dado al mundo un montón de personajes en el mundo del cine que van desde el legendario director Ingmar Bergman; las actrices del cine de oro Greta Garbo e Ingrid Bergman; toda la familia Skarsgård; hasta la ganadora del Oscar, Alicia Vikander. Sin embargo, si hay algo que resaltar, es que es uno de los países con más nominaciones a los premios Oscar, aproximadamente 14, que se ha llevado tres a casa gracias a, obviamente, el mismo Bergman.

Los actores Terry Notary y Dominic West con el director Ruben Östlund en el New York Film Festival / Getty Images

Este 2018 es el turno del director Ruben Östlund con la polémica película The Square que triunfó en Cannes con la Palma de Oro; varios galardones en los Premios del Cine Europeo que incluyeron Director y Comedia; el Goya para película europea; y una nominación a los Golden Globes.

The Square, como acostumbra Östlund, es una cinta que provoca al público con la representación de una sociedad que no concuerda en nada entre lo que dice, hace y piensa a través de un director de museo que se ubica en la cumbre de la vida cultural del país, una periodista (Elisabeth Moss), varios espectadores y una exposición que cuestiona el lado humano de la sociedad.

Comentarios